Diario Vasco

Madrid, 13 feb (EFE).- La embotelladora Coca-Cola European Partners (CCEP) y los trabajadores de sus instalaciones en Fuenlabrada (Madrid) han alcanzado un acuerdo sobre el abono de complementos salariales en atraso y han evitado así llegar a juicio.

Un portavoz oficial de la compañía y el representante de Comisiones Obreras (CCOO) en el centro han confirmado a Efe este pacto, que tendrá efectos en las nóminas de los cerca de 150 trabajadores que habían demandado a la empresa.

La vista en el juzgado de Móstoles, prevista para hoy, finalmente no se ha celebrado, dada la firma de este acuerdo.

Los denunciantes exigían el pago de varios complementos salariales que, en su opinión, no habían sido correctamente incorporados a sus nóminas desde que el Supremo anulara, en 2015, el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) aprobado un año antes por la empresa embotelladora de Coca-Cola en España.

Desde CCEP han precisado que los complementos en litigio están vinculados a turnos y nocturnidades, al mantenimiento preventivo de la línea de producción, la antigüedad laboral y los cambios en las categorías profesionales realizados desde la readmisión, hace casi dos años y medio.

Según el representante de CCOO en el centro de Fuenlabrada, Juan Carlos Asenjo, el acuerdo alcanzado supondrá en torno a 2.000 euros de media para cada trabajador que denunció, aunque las cifras varían sensiblemente dependiendo del empleado.

A ello, se sumará la incorporación de estos conceptos en la nómina mensual de cada uno de ellos.

Desde la embotelladora han considerado que la solución encontrada es un ejemplo de que "continúa trabajando por normalizar" la relación con los empleados de Fuenlabrada después de años de enfrentamientos.

Asenjo, por su parte, ha señalado que el pacto permite "poner punto final a las discrepancias sobre salarios", aunque todavía falta por resolver las diferencias con la compañía acerca del proyecto de futuro del centro donde trabajan.

El centro de Fuenlabrada, que en el pasado albergaban una fábrica con varias líneas de producción, se dedica ahora a funciones de "almacenamiento, manipulación de vidrio e I+D+i", según la compañía, mientras que la plantilla critica que no tiene "carga efectiva de trabajo" y reclama recuperar las labores de producción.