Diario Vasco

Valencia, 14 ene (EFE).- Una primera vuelta impecable, cerrada en tercera posición con 40 puntos, permite que el Valencia mantenga el sueño de disputar la próxima edición de la Liga de Campeones en una temporada en la que el equipo ha renacido tras dos años de ostracismo.

En los primeros diecinueve encuentros del campeonato, el conjunto valenciano, bajo la batuta de Marcelino García Toral, ha completado su mejor primera vuelta desde la campaña 2003-2004 y, al margen de resultados, puntos y goles, ha ofrecido una imagen futbolística que apenas se recordaba.

El Valencia ha alcanzado el ecuador de la competición con doce victorias, cuatro empates y tres derrotas y como segundo máximo goleador de la Liga española.

Además, durante este periodo, el equipo batió su récord histórico de triunfos consecutivos con un total de ocho victorias y no perdió en el campeonato hasta el mes de diciembre con el 1-0 de Getafe correspondiente a la jornada catorce.

La clave del buen rendimiento ha estado en la salida de un grupo importante de jugadores que no había estado a la altura en los últimos años, junto a la recuperación para la causa de los que se han quedado y la aportación de los recién fichados, el último de ellos el francés Coquelin, que debutó este sábado en el triunfo por 1-2 en Riazor ante el Deportivo.

Dani Parejo y Rodrigo Moreno son los que más han sobresalido de entre los futbolistas que no rindieron a la altura de lo esperado en las últimas campañas y se han quedado en el Valencia.

Además, casi todos los fichajes han sido clave, especialmente Gonçalo Guedes, Geoffrey Kondogbia y el guardameta brasileño Neto Murara.

Marcelino ha conseguido conformar un bloque a partir del 4-4-2, sin que le importe en exceso que el rival lleve la iniciativa, pero con una gran capacidad para hacer daño cuando recupera el balón, así como para jugar con tranquilidad en ataques posicionales tanto los suyos como los del rival.

La seguridad de Neto en la portería ha sido un factor decisivo. Se le recuerdan pocos errores de bulto y uno que nadie olvida, en el remate del barcelonista Messi, en el que el balón rebasó la línea de gol, reaccionó lo suficiente como para que el árbitro no apreciara que era gol.

Los laterales Montoya y Gayà también se han mostrado regulares, aunque el segundo ha arrastrado en algunos momentos problemas físicos y han contribuido especialmente en la faceta ofensivas, con los jóvenes Nacho Vidal y Lato como alternativas de garantía en ambas bandas.

Hasta la lesión de Murillo a finales de noviembre, el defensa colombiano alternaba con Paulista y Garay las dos posiciones del eje de la zaga.

Ahí el equipo ha mostrado una mejora sustancial respecto a campaña anteriores en las que jugadores como Abdennour o Santos no estaban a su altura. Vezo, el cuarto central de la plantilla, ha cumplido cuando ha jugado y que incluso lo ha hecho como lateral.

Una de las aportaciones fundamentales al equipo ha estado en el tándem Parejo-Kondogbia en el centro del campo, que han aportado el fútbol que necesitaba el Valencia para estar arriba, con Carlos Soler, ahora lesionado, en la derecha y Guedes en la izquierda, mientras que Pereira ha jugado en ambas bandas.

La mejor noticia de este tramo inicial del campeonato ha sido el portugués Guedes, un futbolista de calidad, vertical, con gol y buen asistente y sobre todo muy rápido. Cedido por el PSG, Marcelino lo considera un chico "majo" al que no le importaría fichar, incluso antes de su buena actuación este sábado en La Coruña.

El italiano Zaza es el nueve del Valencia y el máximo goleador del equipo. Vivió su fase de adaptación al club al llegar a Mestalla hace un año y ahora, junto a un Rodrigo que ha ofrecido su mejor versión, ofrecen todas las garantías, al igual que Santi Mina, su primera alternativa, al menos hasta la reciente irrupción de Vietto.

Los jóvenes Nacho Gil y Ferran Torres también cuentan con la confianza de Marcelino, así como Jaume Doménech, el portero de la Copa del Rey.