Diario Vasco

A Coruña, 14 ene (EFE).- El lateral del RC Deportivo Luis Carlos Correia, 'Luisinho', ha confesado este domingo que la salvación en LaLiga Santander está "más difícil este año que en los anteriores porque el campeonato está "más equilibrado" y no ve a tres equipos "condenados" como en otras campañas.

"Veo que este año está más difícil que los otros años porque los equipos están más equilibrados y no va a ser una segunda vuelta tan fácil. Tenemos que puntuar y bastante porque tenemos pocos puntos y empezar a hacerlo el próximo partido porque cada punto es oro", comentó en referencia a la visita al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

En rueda de prensa, recordó que en anteriores campañas había "dos o tres" equipos que "no estaban condenados, pero sí daban esa sensación" y en cambio esta temporada "no es así".

"Los equipos que están en descenso tienen grandes posibilidades de salir. El ejemplo más claro es el Málaga, un equipo grande que puede salir en cualquier momento, pero no nos queda otra que confiar porque si no confiamos nosotros, la cosa va mal", apuntó.

El Deportivo ha cerrado la primera vuelta de la temporada con 16 puntos en 19 jornadas tras haber sufrido once derrotas, la más reciente este sábado ante el Valencia CF en el estadio Abanca-Riazor (1-2).

"Creo que hicimos un buen partido, pero lo perdimos una vez más por fallos individuales. Es difícil cuando el equipo está bien, dominando el partido y siempre sucede un fallo puntual que nos penaliza porque estamos en una situación en que no podemos fallar tanto, por eso es difícil. Hay que pasar página", declaró.

Señaló el jugador luso que "las cosas" no le "están saliendo bien" al Deportivo y dijo que "no hay otro camino que trabajar" para revertir una situación que les genera ansiedad.

"Cuando no estás en una situación cómoda en la tabla es normal que haya ansiedad. Nosotros también sentimos eso, que no podemos fallar, más ahora, pero hay que ser positivos y sacar esto lo más rápido posible", comentó.

Ante el Valencia, el Deportivo pagó los errores de Rubén Martínez y Raúl Albentosa en campo propio y de Adrián López en el área rival.

"Es complicado, ayer les tocó a ellos, y en otros partidos a otros jugadores. Cuando fallas es siempre difícil, toda la plantilla sabe a qué está jugando y es un momento delicado para ellos y estamos más que nunca con ellos y con el grupo unido. El domingo tenemos un partido difícil ante el Madrid y a ver si sacamos algo allí", declaró.

Respecto a la visita al Real Madrid, indicó que la "situación" del Deportivo no es la más "beneficiosa" para acudir al Bernabéu por la necesidad que tiene.

"No es el partido ideal para este fin de semana, pero es el que hay y el vestuario está dolido por la derrota de ayer. El equipo hizo un partido para, por lo menos, merecer el empate pero el fútbol es un poco injusto a veces y no hay otra, sacar los máximos puntos en la segunda vuelta y salir de la zona en que estamos", comentó.

"Somos los jugadores los que tenemos que sacar esto, somos los que hemos metido al equipo abajo y solo nos compete a nosotros salir de ahí. No va a ser fácil pero el camino es trabajar, creer que es posible sabiendo las dificultades por delante", añadió.

Por último, sobre la afición, dijo que "la gente está en su derecho de protestar porque ya son muchos años" con el Deportivo inmerso en la lucha por la permanencia hasta "las últimas jornadas" y consideró "normal" que llegue "un momento en que la gente no confíe ni tenga fe" en el equipo.