Diario Vasco

Vigo, 14 ene (EFE).- El Celta de Vigo de Juan Carlos Unzué, con 25 puntos sumados al cierre de la primera vuelta de la Liga Santander, se ha quedado a sólo dos puntos de igualar el registro que el equipo dirigido por Eduardo Berizzo firmó el curso pasado en las primeras diecinueve jornadas del curso liguero.

Con su triunfo este domingo en el campo del Levante (0-1), el conjunto celeste encarará la segunda parte del campeonato con una amplia ventaja sobre la zona de descenso -10 puntos si el Alavés no puntúa ante el Sevilla- y con opciones reales de alcanzar los puestos de Europa League, que ahora cierra precisamente el conjunto hispalense con 29 puntos y un partido menos.

Tras un inicio dubitativo, en el que a Unzué le costó imponer su estilo de juego, el Celta ha mejorado en los últimos meses de competición, lo que le ha valido para terminar la primera vuelta con siete victorias, cuatro empates y ocho derrotas.

Números, no obstante, peores que los de la campaña pasada, cuando los de Unzué competían en tres competiciones -Liga, Copa del Rey y Europa League-. Entonces, el Celta finalizó la primera vuelta octavo con 27 puntos, a cuatro del sexto clasificado y con 14 de ventaja sobre la zona de descenso, después de sumar ocho victorias, tres empates y caer en otras ocho jornadas.

Desde su regreso a Primera División, su mejor vuelta la firmó en el curso 2015-16 cuando llegó al ecuador del campeonato en quinta posición: 9 victorias, cuatro empates y 6 derrotas (31 puntos). Esa temporada acabaría clasificándose para jugar en Europa casi diez años después de su anterior participación.