Diario Vasco

Vigo, 14 ene (EFE).- El Celta de Vigo ha remarcado este domingo su "firme" defensa del juego limpio y "el respeto" entre rivales, después de que el centrocampista colombiano del Levante Jefferson Lerma denunciase que Iago Aspas le llamó "negro de mierda" durante el partido que ambos equipos disputaron este mediodía en el Ciutat de Valencia.

Una acusación que ha sido desmentida por el delantero gallego, quien, a través de su club, ha respondido: "lo que se dice en el campo, se queda en el campo, por ello no voy a reproducir lo que él me dijo a mí. En cualquier caso, yo no le llamé lo que él me atribuye".

Sobre esta polémica, la entidad que preside Carlos Mouriño resalta "su firme defensa del juego limpio y el respeto entre rivales, tanto dentro como fuera del campo, valores que son seña de identidad del club y que día a día ponen en práctica cada uno de los equipos celestes, del benjamín a la primera plantilla".