Diario Vasco

Bilbao, 14 ene (EFE).- El exlehendakari José Antonio Ardanza considera que los presos de ETA deben admitir con "más" contundencia el dolor causado y reconocer que el daño fue "injustamente" provocado.

En declaraciones a Radio Euskadi, Ardanza ha resaltado que el daño ocasionado por ETA "no ha caído de Marte", sino que ha sido producido "de manera consciente", por lo que en su opinión no cabe hablar de "dolor causado, sin más", y cree que es necesaria "algo más" de contundencia por parte de los reclusos.

Ardanza ha precisado que él no se refiere a que los presos de ETA deban pedir "perdón" porque ello supone una "valoración ética que cada cual da a sus comportamientos", pero ha dicho que otro asunto es reconocer que el daño fue "injustamente causado", ya que "no había derecho" a hacer lo que hicieron.

El pasado día 8, el colectivo de presos de ETA transmitió su total disposición "a asumir su responsabilidad y reconocer a las víctimas el sufrimiento que han padecido", para lo que plantean "participar en un diálogo constructivo" con los afectados por el terrorismo que permita una convivencia "sin reproches".

Ardanza ha dicho que el final de ETA tendría que haberse producido "hace muchos años" y ha criticado que a la hora de poner punto final a la banda se pretenda "retorcer el diccionario" con términos como "renuncia, desestimiento, dolor causado...".

Lehendakari entre 1985 y 1999, Ardanza ha considerado que el pacto de Ajuria Enea, firmado hace 30 años por él con los partidos vascos, "sería difícil" de repetir hoy, aunque ha opinado que, de llevarse a efecto, actualmente tendría que denominarse "acuerdo para la normalización y reconciliación de Euskadi".