Diario Vasco

Estepona , 13 ene .- Alejandro Valverde (Movistar) dijo, tras la presentación este sábado de la Vuelta 2018, que la jornada clave podría ser la penúltima etapa en Andorra, con seis puertos y final en el Coll de la Gallina, y consideró que la ronda española podría ser "una gran preparación para el Mundial" de Innsbruck.

"El recorrido de la Vuelta es bonito, muy atractivo, pero luego seremos nosotros los que debemos intentar dar espectáculo. Creo que la etapa más complicada será la de Andorra, ya que llevaremos muchos kilómetros en las piernas a un solo día del final y su dureza marcará mucho", señaló el murciano.

Valverde, de 37 años, confirmó que en su calendario de 2018 incluirá el Tour y la Vuelta, y no el Giro, a pesar de que la experiencia de 2017 en Italia "fue muy buena".

Respecto a su posible participación en el Mundial de Inssbruck, Valverde reconoció que "es muy bueno para intentar de llegar en buenas condiciones", y que en función de ese objetivo orientará su concurso en la Vuelta, "para disputar o preparar el Mundial".

El corredor de Las Lumbreras admitió que los galones del equipo los llevarán el colombiano Nairo Quintana y el español Mikel Landa, circunstancia que puede aprovechar para tener menos presión en carrera.

"Si Nairo y Mikel están bien ya nos entenderemos. Ellos serán los principales líderes. Eso me puede beneficiar para poder jugar más opciones en determinados momentos, me beneficia correr sin presión", explicó.

Sin competir desde la primera etapa del Tour de Francia tras sufrir una grave lesión, Valverde ya se encuentra preparado para volver en la Challenge de Mallorca en dos semanas.

"Estoy entrenando bien y me encuentro fenomenal, pero la competición es diferente. Vamos a ver lo que pasa", concluyó.