Diario Vasco

Madrid, 13 ene (EFE).- El Real Madrid está inmerso en una buena racha de juego y resultados, con siete victorias seguidas en la Liga Endesa y seis en la Euroliga, y no quiere este domingo sorpresas vecinales con el Montakit Fuenlabrada, unas de las grandes revelaciones de la temporada y tercer clasificado.

Tras las lesiones que desordenaron el equipo, el Real Madrid ha sabido reinventarse y ha encontrado en el gigante caboverdiano Edy Tavares todo un filón de juego, rebotes e intimidación que está siendo clave en la buena marcha del equipo.

Pablo Laso, entrenador madridista, explica en sus comparecencia que la continuidad de los trece jugadores que tiene a su disposición en estos momentos ha sido la clave para poder ir evolucionando en el juego.

"No era fácil que Tavares se adecuara al juego del equipo y que el equipo se compenetrar con Tavares a las primeras de cambio. Cada día estamos más compenetrados y eso se está notando", dijo Laso.

El Real Madrid afronta la segunda etapa de este nuevo maratón de cinco partidos en diez días, nada fuera de lo habitual, y lo hace con una victoria contundente en Moscú ante el Khimki, la mejor forma para que el cansancio haga menos mella en las piernas de los jugadores.

Otro de los datos del partido será que el capitán, Felipe Reyes se convertirá en el segundo jugador con más partidos en la historia de la Liga Endesa, igualando a Nacho Rodríguez.

El dominio madridista en este duelo vecinal es casi abrumador con 22 victorias como local en las 24 visitas de los fuenlabreños. Nada que sirva de referencia ante un rival que está disputando una de las mejores temporadas de su historia y que sólo cuenta con cuatro derrotas.