Diario Vasco

Xàbia , 13 ene .- Los hermanos Enrique y Pablo Luján aseguraron en declaraciones a EFE que acortaron gran distancia con el viento de popa, y que "la remontada fue crucial" para consagrarse la pasada semana en Australia campeones del mundo en clase 420.

Los recientes campeones fueron recibidos en los salones del Club Náutico de Jávea, al cual pertenecen, para recibir unos galardones de reconocimiento y firmar en el libro de honor del club

Enrique, de 18 años, pasará a partir de la próxima temporada a la clase "49er" y confió en poder obtener buenos resultados tanto en el campeonato del mundo como en el europeo que disputará el próximo verano.

Por su parte, Pablo continuará un año más en la clase 420, en la que ha saboreado el éxito como campeón del mundo, y afrontará el reto de continuar con los buenos resultados a bordo de una nueva embarcación y junto a un nuevo compañero.

Arturo Miquel, presidente del Club Náutico de Jávea, explicó que el éxito obtenido en este campeonato del mundo por la tripulaciones españolas, las cuales han ocupado las tres primeras posiciones, "no es una casualidad y es fruto del trabajo que realizan los náuticos de este país".