Diario Vasco

Estepona , 13 ene .- Mikel Landa, uno de los líderes del Movistar para la temporada 2018, señaló tras conocer el recorrido de la ronda española 2018 que afrontará un "año motivador" con participación en el Tour de Francia, donde espera llegar en las mejores condiciones para disputarlo y en la Vuelta, que puede ser una perfecta preparación para el Mundial de Innsbruck, una cita que le atrae apta para escaladores.

"El recorrido de la Vuelta me gusta, tiene un perfil adecuado para mi, con poca contrarreloj y muchos finales en alto. Será exigente desde el primer y un final de mucha dureza", señaló.

Entre todas las etapas, la decimoséptima jornada con final en vicaíno Monte Oiz será para el alavés una de las citas espaciales por disputarse ante su afición.

"La etapa del Monte Oiz será especial, como todas las que tienen lugar en Euskadi, además en una subida. También habrá otras citas importantes, como la de Lagos de Covadonga, que es un puerto especial, mítico, y la de Andorra, que será muy importante",

También recordó Landa su triunfo en Andorra de 2015, por lo que admitió que tendrá "un aliciente más porque me trae muy buenos recuerdos trae, por lo que saldré con otra sensación".

Respecto a su calendario de competición para 2018, el ciclista alavés confirmó que renunciará al Giro para tomar parte en el Tour y la Vuelta, con la perspectiva de acudir al Mundial de Innsbruck.

"No voy al Giro. Quiero ir al Tour en buen estado de forma, aprovechando el primer pico de forma. Esto abre opciones para la Vuelta, creo que hacer dos grandes está bien", explicó.

El corredor de Murgia se refirió a 2018 como un año "perfecto" para tratar de ganar el Tour de Francia, ya que concurren varias circunstancias favorables.

"El recorrido me va bien, hay poca crono y puede ser un año perfecto. Tenemos un equipo fuerte para plantar cara al Sky, no estará Dumoulin y con Bardet y Urán mantengo una relación de igualdad en contrarreloj. Es un año motivador", dijo.

A la hora de asumir el doble liderato del Movistar junto al colombiano Nairo Quintana, Landa no dio muestras de la menor inquietud.

"El debate del doble liderato me es indiferente, las cosas están claras, los dos defendemos a Movistar y la carretera marcará a quien hay que apoyar", subrayó.

Tras la retirada de Alberto Contador, el corredor vasco tiene asumido que será la referencia del ciclismo español, para lo que también se siente preparado.

"De momento estoy bien, no me pesa la presión, pero cuando empiece la temporada se notará un poco más. Llevo años progresando a todos los niveles y estoy preparado para esa responsabilidad".

Landa se refirió a la presentación del equipo de su Fundación, que será presentado el próximo lunes.

"Me hace ilusión presentar al equipo, que ya en breve empezará a competir en Mallorca. Disfrutaré viéndoles en la carretera. El hecho de no dejar que desapareciese la Fundación donde yo me formé, y ser parte de ellos me deja satisfecho".