Diario Vasco

Rabat, 12 ene (EFE).- Marruecos acoge desde mañana y hasta el próximo 4 de febrero la quinta edición del Campeonato Africano de Naciones (CHAN), competición continental restringida a los futbolistas que juegan en las ligas de sus respectivos países sin haber dado el salto al exterior.

Será el primer torneo de selecciones que se celebra en Marruecos desde 1988, y se convierte así en una ocasión que el país magrebí quiere aprovechar para consolidar su candidatura a organizar el Mundial de 2026.

Además, a partir de la ronda de cuartos de final los partidos contarán con el videoarbitraje (VAR) para apoyar a los árbitros, lo que representará el estreno de este sistema en el continente africano y una prueba más de cara a su correcto funcionamiento en el próximo Mundial de Rusia.

En principio, el CHAN 2018 iba a disputarse en Kenia, pero los retrasos en la construcción de los estadios llevaron a la Confederación Africana de Fútbol (CAF) a convocar una reunión de urgencia el pasado 14 de octubre en la que se designó como organizador a Marruecos, que se impuso a las candidaturas de Etiopía y Guinea Ecuatorial.

En 2015, Marruecos había sido elegido sede de la Copa de África (principal torneo de "selecciones A" del continente), pero los temores por la epidemia de ébola que afectaba a varios países africanos hicieron que renunciase a su organización, que finalmente recayó en Guinea Ecuatorial.

El CHAN 2018 contará con 16 selecciones divididas en cuatro grupos: A, con sede en Casablanca (Marruecos, Guinea, Sudán y Mauritania); B, en Marrakech (Costa de Marfil, Zambia, Uganda y Namibia); C, en Tánger (Libia, Nigeria, Ruanda y Guinea Ecuatorial); y D, en Agadir (Angola, Camerún, Congo y Burkina Faso).

En esta lista hay dos escuadras que debutan en el campeonato (Guinea Ecuatorial y Namibia) y sólo una que ya lo ha ganado (Libia, que se alzó con el título en 2014 con el español Javier Clemente como seleccionador).

Entre los países africanos clasificados para el Mundial de Rusia, Marruecos y Nigeria son los únicos que participarán en el CHAN, y utilizarán el torneo como banco de pruebas para que sus jugadores enrolados en clubes locales, habitualmente eclipsados por los que juegan en Europa, puedan destacar y hacerse un hueco en las convocatorias mundialistas.

Tanto el partido inaugural (Marruecos contra Mauritania) como la final del campeonato se jugarán en el estadio Mohamed V de Casablanca, recién remodelado para la ocasión.

El CHAN es un torneo bianual cuya primera edición se disputó en 2009 y en cuyo palmarés figuran la República Democrática del Congo (campeona en 2009 y 2016), Túnez (2011) y Libia (2014).