Diario Vasco

Granada, 12 ene (EFE).- La expareja de Juana Rivas, el italiano Francesco Arcuri, está de acuerdo en líneas generales con el escrito de acusación de la Fiscalía que pide para ella cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores, pero solicitará una mayor inhabilitación para ejercer el derecho de patria potestad.

En su escrito de acusación, remitido al Juzgado de Instrucción número 2 y previo a la celebración de juicio, el Ministerio Público solicita para Juana Rivas, además de un total cinco años de cárcel, la inhabilitación especial durante seis años para ejercer el derecho de la patria potestad.

El abogado de Arcuri, Enrique Fabián Zambrano, ha manifestado hoy a Efe que entienden que la inhabilitación para la patria potestad debería ser mayor, y así lo harán constar en su escrito, "porque los grandes damnificados han sido los menores por la actitud de la madre", que los tuvo un mes en paradero desconocido desacatando una orden judicial que obligaba a entregarlos a su padre.

En su opinión, "el bien jurídico protegido (los niños) ha sido gravemente afectado con la conducta de la señora Rivas", de ahí que la pena de inhabilitación que soliciten sea superior.

A falta de ultimar su escrito de acusación, que lo tendrán listo en unos días, la representación legal de Arcuri pedirá también cárcel para Rivas, "probablemente en la línea de la Fiscalía" porque el delito de sustracción de menores así lo lleva aparejado, y añadirá un delito de desobediencia a la autoridad judicial.