Diario Vasco

Madrid, 11 ene (EFECOM).- Las diecisiete plantas de producción de vehículos instaladas en España han creado más de 10.000 empleos en los últimos cinco años, según ha destacado hoy la patronal de fabricantes Anfac durante un encuentro celebrado con el PSOE.

La patronal se ha reunido hoy con el PSOE para estudiar la situación del sector de la automoción en España y los retos que debe afrontar de cara al futuro, ha explicado Anfac en un comunicado.

Durante el encuentro se ha hecho un repaso de la situación industrial de la automoción en el país, que cuenta con las citadas diecisiete plantas instaladas, que a su vez fabrican 42 modelos de vehículos (casi la mitad de ellos en exclusiva para todo el mundo) y en las que se ha invertido en los últimos cinco años 8.000 millones de euros, ha destacado Anfac.

España es el octavo fabricante mundial de vehículos y el segundo en Europa y ocupa el primer puesto europeo en fabricación de vehículos comerciales, ha subrayado la patronal.

En la reunión han participado la diputada del PSOE y portavoz de este partido en la Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso de los Diputados, Ana Botella, y el vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, junto con más representantes de la patronal y del partido.

Según Armero, el futuro de la automoción estará integrado por coches de bajas y cero emisiones, conectados, autónomos y compartidos y, si España quiere mantener su liderazgo, "tiene que saber gestionar este cambio hacia el nuevo modelo de movilidad".

El ese sentido, Armero ha advertido de que el sector tendrá que "saber gestionar con inteligencia esta transición para que sea rentable tanto en empleos, como en el mantenimiento de la actividad en las fábricas y en la mejora del medioambiente".

Este cambio "no puede ser natural, si no que tiene que estar influida por políticas industriales y legislativas adecuadas", ha señalado.

Así, durante la reunión se repasaron las posibles medidas de mejora en cuanto a flexibilidad laboral, diálogo social, formación, logística, reducción en los costes energéticos, así como posibles programas de apoyo a la integración de tecnologías innovadoras en las líneas de producción.