Diario Vasco

Redacción deportes, 7 dic (EFE).- El seleccionador español femenino de balonmano, Carlos Viver, no pudo ocultar su satisfacción por el empate (25-25) cosechado este jueves ante Francia, la vigente subcampeona olímpica, y que confirmó, como recalcó el preparador español, que España "puede competir al más alto nivel".

"Estoy muy orgulloso de las jugadoras, porque nunca han dado el brazo a torcer. Hemos demostrado que podemos competir al más alto nivel, pero es sólo un empate y mañana -ante Eslovenia- tenemos otro partido clave", señaló Viver en declaraciones difundidas por la Federación Española de Balonmano.

En este sentido, el técnico español destacó la fortaleza mental mostrada por la selección en los momentos críticos del partido, ante un rival que se había convertido en los últimos años en la auténtica bestia negra de las "guerreras".

"El partido ha sido muy duro, como no podía ser de otra forma, con muchas permutas defensivas, pero el equipo ha mostrado entereza en los momentos que se podía romper", concluyó Viver

Igualmente exultante se mostró la central Nerea Pena que resaltó la madurez mostrada por el equipo español en los últimos minutos de un encuentro, en el que España llegó a contar con una desventaja de hasta cuatro goles (13-17) en la segunda mitad.

"Estoy muy contenta, porque es un punto muy importante para poder luchar por esa segunda o tercer plaza del grupo, pero, sobre todo, estoy contenta por el control que hemos mostrado en los últimos minutos. El equipo ha estado al cien por cien durante todo el encuentro y eso ha sido clave para llegar apretados hasta el final", concluyo la central española.