Diario Vasco

Viena, 7 dic (EFE).- Ucrania advirtió hoy a los países socios de la OSCE de que Moscú está librando "una guerra real" contra Europa y sus valores, y pidió a Occidente no aceptar la agresión rusa como "nueva normalidad".

"La agresión rusa en (la región de) Donbás (este de Ucrania) ya ha matado a más de 10.000 personas", denunció el ministro ucraniano de Exteriores, Pabló Klimkin, en un discurso en la cumbre de ministros de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que se celebra hoy y mañana en Viena.

Tras advertir de que "va en aumento" el número de víctimas del conflicto con los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, aseveró que "esto no puede ser 'una nueva normalidad' para Europa".

"Y cuando los ciudadanos ucranianos en la Crimea ocupada siguen siendo duramente reprimidos y Rusia desafía las medidas ordenadas por la Corte Internacional de Justicia, esto tampoco puede ser aceptado como una 'nueva normalidad'", insistió.

El jefe de la diplomacia ucraniana denunció además "el deterioro significativo" de los derechos humanos en Crimea y consideró que la "única forma de resolver" los problemas de la península anexionada por Moscú en 2014 sería el fin de la ocupación rusa.

El ministro consideró que no es adecuado hablar de "una nueva guerra fría", como hacen algunos, porque lo que en verdad ocurre es que Moscú "libra una guerra real contra Europa y sus valores" con "tropas rusas sin insignia, pero con tanques y armas, en suelo ucraniano".

"También se combate con una sofisticada campaña de desinformación y desestabilización de sociedades libres y democráticas patrocinadas por el Estado", añadió Klimkin.

Resaltó que esa "guerra híbrida" aprovecha las debilidades de la democracia y "busca pretextos para intrusiones hostiles", por lo que instó a que este asunto sea uno de los principales a tratar en el seno de la OSCE el próximo año.

El conflicto en el este de Ucrania protagoniza, junto a la lucha antiterrorista, la 24 cumbre ministerial de la OSCE, a la que asisten más de 40 ministros de Exteriores de los 57 países miembros.

En su alocución, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, acusó a Moscú de ser "el origen" de la violencia en Ucrania, mientras que su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, habló de una "temeraria expansión" de la OTAN hacia el este europeo.