Diario Vasco

Atenas, 7 dic (EFE).- El primer ministro heleno, Alexis Tsipras, rechazó hoy la exigencia del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de reformar el Tratado de Lausana y subrayó hoy que Grecia y Turquía necesitan "actualizar" sus relaciones bilaterales, pero hacerlo sobre el respeto del este tratado y no pretendiendo su reforma.

Tsipras hizo esta declaración en una comparecencia de prensa conjunta con Erdogan y en respuesta a la exigencia de éste de "actualizar" el Tratado de Lausana, que en 1923 definió las fronteras de la Turquía moderna y los derechos de las minorías.

"Vivimos un periodo crítico en la región, un periodo de tensión en las relaciones bilaterales, un periodo crítico en Oriente Medio. Creo que debemos multiplicar las vías de comunicación. Y eso solo lo podemos hacer sobre la base del respeto mutuo y el derecho internacional y del Tratado de Lausana", recalcó Tsipras.

Ante Tsipras, el presidente turco repitió su exigencia de revisar algunos aspectos del tratado, algo que había planteado horas antes en una breve comparecencia ante las cámaras con el presidente griego, Prokopis Pavlópulos.

Erdogan reafirmó que el tratado no solo estipula el estatuto del mar Egeo, sino también asuntos relacionados con las minorías.

En ese contexto, criticó que la minoría musulmana en la región griega de Tracia Occidental "de origen turco, pomaco y romaní" viva en una situación económica sensiblemente peor que el resto de Grecia y además denunció que sea el estado el que designe a su mufti.

En la reunión que se prolongó mas de lo previsto se abordaron todos los temas problemáticos, como por ejemplo, las tensiones en el mar Egeo y las repetidas violaciones de cazas turcos del espacio aéreo griego, una actividad que, dijo Tsipras, "pone en riesgo las relaciones y la seguridad de nuestros pilotos".

Erdogan reconoció que existe un problema con el espacio aéreo y afirmó que debe resolverse, "mediante negociaciones" y partiendo de la base de que el "vaso está medio lleno", y no lo contrario.

Ambos abordaron igualmente el proceso de paz en Chipre, cuyas negociaciones fracasaron en julio pasado, y ambos coincidieron, según Tsipras, en que puedan reiniciarse.

El presidente turco, sin embargo, recalcó que si hasta ahora no ha habido acuerdo sobre la división de la isla es porque la parte grecochipriota rechazó en referéndum el plan diseñado por el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, en 2004.

Ambos abordaron además el estado del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía sobre refugiados y acordaron intensificar las medidas necesarias para que se implemente correctamente.

Entre los puntos conflictivos en los que se mantuvieron los desacuerdos figuró también el de los militares turcos acusados por Ankara de golpistas, refugiados en Grecia desde la intentona en verano del año pasado.

Erdogan también volvió a pedir su entrega y Tsipras le explicó que el Gobierno no puede interferir en decisiones independientes de la Justicia, que fue la que denegó su extradición.