Diario Vasco

Barcelona, 7 dic (EFECOM).- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado una sentencia que reconoce que el cáncer de esófago que provocó la muerte de un trabajador de la fábrica Rocalla de Castelldefels (Barcelona) fue causado por su exposición continuada al amianto.

En su sentencia, la sala social del TSJC desestima el recurso que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y la propia empresa Uralita presentaron contra la resolución de un juzgado de lo social que concedió una pensión de viudedad derivada de enfermedad profesional a la esposa del trabajador fallecido, representada por el bufete Colectivo Ronda ante los tribunales.