Diario Vasco

Berlín, 7 dic (EFE).- El presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Martin Schulz, pidió hoy "perdón" por su parte de responsabilidad en la "amarga" derrota electoral de septiembre y pidió la confianza de sus filas para seguir liderando la formación los próximos años.

Schulz hizo estas declaraciones al comienzo de su primera intervención ante el congreso federal de su partido, que se celebra entre hoy y el sábado en Berlín, y en el que se decide si sigue al frente del SPD y si los socialdemócratas apoyarán, de alguna forma, un nuevo gobierno de la conservadora Angela Merkel.

"Por mi parte, pido perdón. No puedo volver atrás las agujas del reloj, pero puedo tratar ahora de hacerlo lo mejor posible. Por eso pido hoy vuestra confianza", afirmó Schulz.

El presidente del SPD recordó la "amarga derrota" del pasado 24 de septiembre, cuando el partido obtuvo su peor resultado en unas elecciones federales desde 1949, y consideró que el proyecto socialdemócrata se ha desdibujado en Alemania.

"No hemos perdido sólo estas elecciones. Hemos perdido las últimas cuatro. Hemos perdido 10 millones de votantes en esos años, casi la mitad", argumentó Schulz, que reclamó que su partido debe "estar con la gente".

Por eso abogó por renovar el partido, la "principal tarea" de la próxima dirección del SPD, a su juicio, y proyectar "una nueva visión que emocione y convenza a la gente".

"El mayor problema es que hemos perdido nuestro perfil definido", consideró. "De nuestro estado actual no es responsable Angela Merkel, ni la gran coalición, ni el neoliberalismo, ni los medios, somos nosotros los responsables", añadió.

Además de la reelección de Schulz, en el congreso se debatirá hoy la propuesta de la dirección del SPD para abrir un diálogo con el bloque conservador de Merkel "constructivo y con todas las opciones abiertas".

La dirección del SPD no quiere descartar la gran coalición, aunque hay corrientes en el partido, como las Juventudes Socialdemócratas, contrarias a barajar siquiera esa opción y que apuestan por dialogar, si acaso, solo sobre posibles apoyos externos a un gobierno en minoría de Merkel.

Schulz descartó la gran coalición tanto en su campaña electoral como en la misma noche de los comicios y reiteró en las semanas siguientes su rechazo, cuando Merkel fracasó en su intento de formar un gobierno con liberales y verdes.

No obstante, el llamamiento del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, a reflexionar para evitar nuevas elecciones y las presiones de distintos líderes europeos, como el presidente francés, Emmanuel Macron, le forzaron a replantearse su negativa y abrirse al diálogo.

Cualquier decisión, aseguró el presidente del SPD, deberá ser avalada finalmente por los militantes en una consulta.

La propuesta de resolución de la dirección del partido que se presenta hoy en el congreso descarta que un acuerdo con Merkel pueda suponer "más de lo mismo" y resume los "puntos esenciales" para los socialdemócratas, comenzando por "una Europa democrática, solidaria y social".