Diario Vasco

Huesca, 7 dic (EFE).- El entrenador de la Sociedad Deportiva Huesca, Joan Francesc Ferrer "Rubi", ha declarado hoy que el Alcorcón, su próximo rival, es un equipo "incómodo", que aprieta "mucho" en su campo y que hace que los visitantes no se suelan sentir cómodos.

"El Alcorcón aprieta muy bien, es un equipo incómodo que se basa en la presión con jugadores muy físicos y que le puede ganar a cualquiera", ha añadido el preparador del conjunto oscense.

Rubi ha explicado que el equipo madrileño empezó muy bien la temporada, que luego tuvieron unos partidos en los que no les salieron bien los resultados, algo que considera normal, pero que supo reaccionar y que ahora lleva cuatro encuentros sin perder habiéndole dado la vuelta a la situación.

El preparador del equipo altoaragonés espera que sean capaces de dar una buena imagen aunque tiene la duda de la presencia de algunos jugadores.

A este respecto ha avanzado que no descarta que el goleador "Cucho" Hernández, quien en un principio no iba a jugar por la lesión que sufre en un tobillo, pueda hacerlo ya que todavía quedan dos días para el encuentro frente al conjunto madrileño.

Sobre la situación del Huesca ha dicho: "Cuesta mucho ganar en casa y fuera, somos los que más hemos sumado y todo lo que tengamos será bueno".

"En casa el equipo es insuperable y el grado de ambición, tan alto, que no estamos contentos con el bagaje fuera de casa a pesar de que es normal, pero tenemos ganas de que se vea una buena cara y un partido que muestre esa ambición por ganar desde el principio".

El entrenador del Huesca se muestra optimista y quiere llegar a las navidades en puesto de ascenso directo.

"Tenemos tres puntos sobre el tercero y pensando en Navidad nos da opciones de que si lo hacemos bien podemos quedar entre los dos primeros y seguir siendo todos felices con nuestro trabajo", ha deseado.