Diario Vasco

Bruselas, 7 dic (EFE).- La Comisión Europea (CE) planteó hoy que la asignación de cuotas de demandantes de asilo a los estados miembros solo sea obligatoria en caso de "crisis graves", un cambio con el que confía en salvar las reticencias de los países que han impedido avanzar en la reforma del sistema europeo común de asilo.

En los casos menos problemáticos los solicitantes se repartirían sobre la base de "compromisos voluntarios", añadió la CE.

La CE explicó que "a la vista de la lentitud con que han avanzado los debates" sobre la reforma del sistema de asilo, es importante que el Consejo Europeo (países de la UE) "desbloquee el debate en torno a un enfoque más eficaz y más justo para encontrar un equilibrio entre solidaridad y responsabilidad".

Una vía para avanzar ante la disparidad de posiciones podría ser limitar la reubicación obligatoria a las situaciones de crisis graves, mientras que en los casos menos problemáticos "se basaría en compromisos voluntarios de los Estados miembros".

Estas ideas serán debatidas el próximo 14 de diciembre por los líderes de la UE, en una cumbre europea.

"Hemos hecho grandes progresos en los pasados tres años, pero ahora es el momento de transformar las propuestas en ley, y la ley en práctica", dijo el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

El Ejecutivo comunitario presentó hoy una "hoja de ruta política" sobre inmigración, con el objetivo de lograr un acuerdo en junio del próximo año.

Bruselas recordó que en 2017 el número de llegadas irregulares a la UE cayó en un 63 % y que la inmigración seguirá siendo un reto durante décadas.

Según el Ejecutivo comunitario, otras propuestas del paquete de asilo, como el relativo a la Agencia Europea de Asilo, se pueden adoptar antes de finales del próximo marzo.

Para ello, pidió a los países que velen por que todos los activos y el personal necesarios para los contingentes de reacción rápida de esa agencia estén listos para su despliegue a más tardar en marzo.

La CE también considera que Eurodac, base de datos que recoge las huellas dactilares de demandantes de asilo e inmigrantes irregulares, podría adoptarse antes de final de marzo de 2018.

Por otra parte, Bruselas avisó de que la UE "ha de estar preparada ahora para movilizar recursos suplementarios" en favor del acuerdo con Turquía sobre refugiados y para reforzar la asociación con la Unión Africana y sus estados.

También recordó que los países de la UE tendrán que reasentar antes de mayo de 2019 a más de 50.000 refugiados en terceros países.

Otro de los objetivos de la hoja de ruta son los retornos de los inmigrantes que no tienen derecho a permanecer en suelo europeo.

Bruselas espera que de aquí a junio del próximo año aumente en un 50 % en comparación con 2017 el número de inmigrantes retornados en operaciones organizadas en cooperación con la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas .

Para ello, propone apoyar a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) con el fin de acelerar los retornos desde Libia, e incluye 15.000 retornos voluntarios asistidos financiados por la Comisión que se llevarán a cabo, a más tardar, en febrero de 2018.