Diario Vasco

Praga, 7 dic (EFE).- El primer ministro de la República Checa, Andrej Babis, volvió a rechazar hoy el sistema de reparto de refugiados en la UE y anunció que negociará para que la Comisión Europea (CE) retire la denuncia presentada contra su país, Hungría y Polonia por no aceptar ese sistema de reubicación.

Babis, que asumió como primer ministro este miércoles, declaró a la agencia CTK que las cuotas son un "sinsentido" y que sólo fomentan la popularidad de los partidos extremistas en Europa.

"Esta decisión (de Bruselas) y el momento en que se produce es muy desafortunado", añadió el millonario líder de la populista Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO).

Babis avanzó que la semana que viene presentará sus argumentos durante la cumbre comunitaria sobre migración que se celebrará en Bruselas.

Por su parte, el presidente checo, Milos Zeman, señaló que el sistema de cuotas supone "una injerencia en asuntos internos" de los países y va en contra del "principio de subsidiariedad".

La CE explicó hoy que su decisión de llevar a esos tres países ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se debe a que ninguno ha dado "ninguna señal de que vayan a contribuir a la aplicación del régimen de reubicación" que se presentó en septiembre de 2015 para aliviar la presión migratoria en Italia y Grecia.

El sistema preveía redistribuir a 160.000 personas llegadas a Europa por el Mediterráneo y la ruta balcánica.

La República Checa ha acogido a doce de los 2.691 solicitantes de asilo que le correspondían en el sistema de reubicación.