Diario Vasco

(Actualiza con declaraciones del historiador acusado)

Bangkok, 7 dic (EFE).- El tribunal militar de Bangkok pospuso hoy la decisión sobre la apertura del juicio por delito de lesa majestad contra el historiador tailandés Sulak Sivaraksa, de 85 años, quien cuestionó la autenticidad de un relato histórico del siglo XVI.

El aplazamiento fue solicitado por el fiscal militar, que alegó que no había completado la acusación y porque el académico solicitó ampliar la investigación, según la organización Abogados Tailandeses para los Derechos Humanos.

La nueva vista fue fijada el 17 de enero.

Sivaraksa afronta la acusación por poner en duda durante una charla universitaria una batalla a lomos de elefante entre el rey Naresuan y el príncipe birmano Minchit Sra en 1592.

El historiador lo dijo en octubre de 2014, cinco meses después de que el Ejército tomara el poder en un golpe de Estado y en plena campaña de promoción de una película sobre este episodio por parte de la junta militar.

"He presentado una lista con diez testigos y el fiscal los escuchará antes de decidir si presenta los cargos", indicó por teléfono el historiador a Efe.

"Creo que hay mucha gente en este país que apoya la libertad de expresión, aunque muchos han sido perseguidos judicialmente para silenciarlos", agregó Sivaraksa.

La denuncia en su contra fue presentada días después de sus declaraciones por dos militares pero no fue hasta el 9 de octubre de este año que la Policía presentó la acusación ante la corte militar.

Sivaraksa, premiado en 1995 por la Fundación Right Livelihood -que entrega los considerados como Premio Nobel Alternativo-, se enfrenta a una pena de entre 3 y 15 años de prisión según las leyes que protegen la imagen de la monarquía tailandesa.

Los casos de lesa majestad se han disparado desde que el país es gobernado por la junta militar, que puso este tipo de delitos bajo la jurisdicción de tribunales castrenses donde las sentencias son el doble de severas que las emitidas por cortes civiles.

El artículo 112 del Código Penal tailandés castiga los "insultos, difamaciones o amenazas" contra el rey, la reina, el príncipe heredero o el regente, aunque en el pasado también se han hecho acusaciones por ofensas a anteriores reyes o al perro favorito del rey Bumibhol, fallecido en 2016.