Diario Vasco

Madrid, 7 dic (EFECOM).- El secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), Joaquín Pérez da Silva, llama a la ciudadanía a realizar un boicot contra las plataformas digitales que generan trabajo precario, sin contrato ni derechos y con bajos salarios.

En una entrevista con Efe, el recién nombrado secretario general del tercer sindicato de España ha cargado contra empresas como Amazon, Uber o Deliveroo llamando a la conciencia social, porque considera que debe haber un límite para todo.

"Ya nadie quiere manifestarse en la calle", dice Pérez da Silva, que cree que se puede conseguir mucho más con un gesto como desinstalar las aplicaciones en los móviles de estas compañías.

Para Pérez da Silva es "obsceno" que una empresa como Amazon anuncie que busca trabajadores por cuenta propia para repartir sus envíos por 14 euros la hora, sustituyendo así a su actual plantilla.

Se trata de empresas que tienen su sede fuera de España, no respetan las normas de seguridad y salud de sus trabajadores porque no están en plantilla y no cotizan por ellos a la Seguridad Social, lo que las convierte en mucho más productivas, explica.

"Y esto es desleal para con el resto de empresarios que hacen las cosas bien", asegura Pérez da Silva.

"Hay que pararse a pensar que hay unos límites para todos", dice el secretario general de USO, quien además considera que la Unión Europea debería abrir un debate profundo sobre la necesidad de establecer aranceles digitales.

USO quiere también "dar un paso adelante" y, a través de una unidad de acción sindical con CCOO y UGT, denunciar a estas plataformas.

Pérez da Silva se lamenta de que, hasta ahora, USO se ha centrado "en el sindicalismo de empresa ayudando al compañero" y mientras ha obviado los asuntos más tecnológicos, por lo que uno de sus grandes retos será modernizar y transformar al sindicato, pero manteniendo su identidad.

Además, USO quiere modificar la ley de libertad sindical y la normativa de elecciones sindicales para poder lograr, asegura, el lugar que consideran que no tienen y se merecen, porque son la tercera fuerza sindical de España.

"No se trata de lamernos las heridas", dice Pérez da Silva, que espera reunirse próximamente con los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, quienes -está seguro- consideran la actual situación "injusta", pero "otra cosa es que quieran cambiarla".

A su juicio, no se trata sólo de un problema de USO, sino del "prestigio del sindicalismo" que ha de lograr la pluralidad que sí ha llegado al ámbito político, igualando las tasas de representatividad a las del ámbito parlamentario.

Actualmente, tienen representación los sindicatos que a nivel estatal cuentan con al menos el 10 % de los delegados, frente al 5 % de los votos que son necesarios para tener representación parlamentaria, se queja Pérez da Silva.