Diario Vasco

Moscú, 7 dic (EFE).- La joven Aishat Kadírova, hija del líder de la república rusa de Chechenia, Ramzán Kadírov, ha abierto una tienda de ropa interior y accesorios eróticos en el centro de Grozni, pese a que el tema del sexo es tabú en ese territorio de mayoría musulmana, informaron hoy medios locales.

La noticia fue revelada en internet por conocidos blogueros chechenes, que a finales del pasado mes de noviembre acudieron a la inauguración de la tienda "Lady A" en el centro de la capital chechena.

"La habitación de tus secretos y de las maravillas del encaje. Sé más valiente... Sólo entre nosotras": así se anuncia la exclusiva tienda en su cuenta de Instagram, a la que sólo se puede acceder previa autorización de sus administradores y que cuenta con 19.500 seguidores.

En "Lady A" también se pueden adquirir productos de cosmética íntima, máscaras para juegos sexuales de roles e incluso látigos para la práctica del sadomasoquismo, entre otros muchos accesorios.

Chechenia es uno de los territorios más conservadores de Rusia, dónde se practican y se fomentan algunas de las tradiciones más estrictas del islám, que incluyen la prohibición de tratar en público sobre el sexo.

Ramzán Kadírov se posiciona como fiel seguidor de las tradiciones y costumbre musulmanas.

En una entrevista concedida en 2011 al diario ruso "Komsomólskaya Pravda", el líder chechén dijo que las mujeres que se pongan ropa atrevida que "conduzca a la depravación" irán al infierno.

Aishat Kadírova, de tan sólo 18 años, dirige desde hace un año la casa de modas "Firdaws", que diseña ropa femenina que tapa el cuerpo entero con elementos de los trajes tradicionales chechenes.

Hace dos meses "Firdaws" organizó un desfile de moda en el centro de Moscú, al que acudieron destacadas personalidades del mundo de la cultura y el deporte.