Diario Vasco

Nairobi, 7 dic (EFE).- El fiscal general de Kenia, Githu Muigai, dijo hoy que cualquier intento de celebrar una toma de posesión paralela como presidente es "ilegal" y sería considerado "alta traición", después de que el líder de la oposición, Raila Odinga, dijera que jurará ese cargo el próximo día 12.

Muigai reiteró que "cualquier intento de jurar como presidente que no sea el elegido de conformidad a la Constitución y en la forma prevista por la ley es ilegal, nula y sin reconocimiento", recogieron medios locales.

El Fiscal General advirtió que "el Gobierno se detendría ante nada para evitar el incumplimiento del Estado de Derecho y la Constitución".

La advertencia del fiscal se produjo horas después de que Odinga condenara a Estados Unidos y otras potencias occidentales por desaconsejar su plan de juramento.

Odinga reprochó también que "ningún embajador (en Kenia) ha condenado el asesinato de personas por parte de la policía", a quien se le ha culpado de causar la muerte de decenas de civiles en enfrentamientos poselectorales con manifestantes.

Raila Odinga anunció el pasado 28 de noviembre, el mismo día que el presidente Uhuru Kenyatta juró de nuevo el cargo, que será investido como jefe de Estado del país el próximo martes, ya que no reconoce la victoria electoral del anterior.

Hasta el momento no han trascendido detalles de su plan, aunque medios locales apuntan a que existe una fuerte división en el seno de su partido, la Súper Alianza Nacional (NASA por sus siglas en inglés), entre los que apoyan esta investidura unilateral y quienes piensan que no es un paso acertado.

La NASA boicoteó los pasados comicios -celebrados el 26 de octubre- al considerar que la Comisión Electoral no garantizaba que no se volvieran a repetir las irregularidades que provocaron la anulación de los resultados de las presidenciales del 8 de agosto.

El boicot fue clave en el descenso de la participación, que cayó de un 79,5 % el 8 de agosto, a un 38,9 % el 26 de octubre, lo que permitió a Kenyatta alzarse con la victoria con más del 98 % de los sufragios.