Diario Vasco

Bruselas, 7 dic (EFECOM).- Las economías de la eurozona y la Unión Europea (UE) crecieron un 0,6 % entre julio y septiembre de 2017 respecto al segundo trimestre de este mismo año, según informó hoy la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

De esta forma, se confirmaron las cifras de la segunda estimación publicada el pasado 14 de noviembre.

En el segundo trimestre, la subida había sido del 0,7 % en la UE y en los países del euro.

En términos interanuales, el producto interior bruto (PIB) aumentó un 2,6 % tanto en los diecinueve países que comparten la moneda única como en los Veintiocho durante el tercer trimestre de 2017, frente al mismo período del año pasado.

Entre abril y junio, las alzas interanuales se habían situado en el 2,4 % en los países del euro y en el conjunto del club comunitario.

Si se observan los datos de Estados Unidos, la mayor economía mundial, creció un 0,8 % en el tercer trimestre de 2017 respecto al segundo, cuando el aumento del PIB anotó las mismas cotas, mientras que en términos interanuales la subida fue del 2,3 %, tras un alza del 2,2 % entre abril y junio.

Con un incremento trimestral del 0,8 %, España anotó el quinto mayor aumento de la eurozona, tras Malta (1,9 %), Letonia (1,5 %), Eslovenia (1 %) y Chipre (0,9 %), y empatada con Alemania, Austria y Eslovaquia (0,8 %).

En el conjunto de la Unión Europea también superaron las cifras españolas Rumanía (2,6 %), Polonia (1,2 %), así como Bulgaria, Croacia y Hungría (0,9 %).

Durante el tercer trimestre de 2017, el PIB cayó en Dinamarca (0,6 %) y apenas varió en Lituania, con un alza del 0,1 %.

En términos interanuales, la economía española creció un 3,1 %, precisó Eurostat.

Por componentes, en el tercer trimestre el gasto de consumo final de los hogares aumentó un 0,3 % en la eurozona y un 0,5 % en los Veintiocho, tras subidas del 0,5 % en ambas áreas entre abril y junio.

La formación bruta de capital fijo se incrementó en un 1,1 % en los socios del euro y en la Unión Europea (tras las alzas del 2,2 % en la eurozona y del 2 % en todo el club comunitario) y las exportaciones crecieron un 1,2 % en los diecinueve países que comparten la moneda única y un 0,9 % en los Veintiocho (después de crecer un 1 y un 1,1 % respectivamente).

Las importaciones aumentaron un 1,1 % en el área del euro y un 1 % en la UE (tras subir un 1,7 y un 1,4 %).

La contribución del gasto de consumo final de los hogares fue positiva en la eurozona y la Unión Europea, con 0,2 y 0,3 puntos porcentuales, respectivamente, al igual que la de la formación bruta de capital fijo (0,2 puntos porcentuales en ambas áreas).

El comercio exterior tuvo un impacto "ligeramente positivo" en los países del euro y neutral en todo el club comunitario.