Diario Vasco

Roma, 7 dic (EFE).- La inocuidad de los alimentos es un asunto que requiere la cooperación de todos los actores, especialmente en lo que respecta al comercio internacional, dijo hoy en Roma la ministra de Economía de Costa Rica, Geannina Dinarte.

Dinarte participó en un acto en la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), donde presentó la propuesta costarricense para que Naciones Unidas declare el 7 de junio el día mundial de la inocuidad alimentaria.

"Se deben garantizar los alimentos en la cantidad y la calidad suficientes", subrayó Dinarte, que opinó que la inquietud publica hacia ese asunto ha aumentado con la globalización y el alargamiento de la cadena productiva, en particular con los productos exportados.

A su juicio, pese a que han surgido multitud de tecnologías para mejorar los sistemas alimentarios, siguen existiendo "limitaciones" como la escasez de recursos que impiden que los alimentos estén en buen estado, un factor "determinante para el desarrollo productivo".

La ministra destacó que los sistemas de producción deberán adaptarse a las nuevas circunstancias y mencionó el caso de la economía colaborativa, que se estima que alcanzará los 335.000 millones de dólares para 2025.

Llamó a convencer a todos los actores involucrados para tener una "visión compartida" sobre ese asunto y a adoptar medidas colectivas frente a la falta de salubridad, que puede acarrear el cierre de mercados o el aumento de los costes sanitarios.

También alertó contra la pérdida de producción, el deterioro de la imagen de los países que no cumplen con los estándares alimentarios, el impacto negativo en el comercio y la merma de los ingresos nacionales y del empleo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que cada año enferman en el mundo unos 600 millones de personas (uno de cada diez habitantes) y 420.000 mueren por ingerir alimentos contaminados.

Más de 200 enfermedades, desde la diarrea hasta el cáncer, están causadas por el consumo de alimentos insalubres que contienen bacterias, virus, parásitos o químicos nocivos.