Diario Vasco

Dublín, 7 dic (EFE).- El irlandés Seamus McGrane fue condenado hoy a once años y medio de cárcel por dirigir las actividades del grupo terrorista IRA Auténtico y planear un atentado durante la visita que efectuó el príncipe Carlos de Inglaterra a la República de Irlanda en mayo de 2015.

La Corte de lo Penal de Dublín lo declaró culpable el pasado octubre de dirigir entre el 19 de abril y el 13 de mayo de 2015 a esa "organización ilegal", responsable, entre otros, del atentado perpetrado en la ciudad norirlandesa de Omagh en 1998, en el que murieron 29 personas, dos de ellas españolas.

La juez instructora, Isobel Kennedy, también consideró probado que McGrane, de 63 años, preparó una operación para atentar con explosivos con otro miembro del IRA Auténtico, facción disidente del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés y opuesta al proceso de paz.

El terrorista es la segunda persona a la que se le condena por liderar el IRA Auténtico en este país, después del también irlandés Michael McKevitt, quien cumple desde 2003 una pena de 20 años de cárcel por ese mismo delito.

Durante este juicio, la fiscalía presentó grabaciones efectuadas por la Policía irlandesa (Garda) en las que McGrane y otro cómplice, Donal O'Coisdealbha, discuten la comisión de una "operación militar importante" con explosivos el 19 de mayo de 2015, el día que Carlos de Inglaterra comenzó su visita de Estado a la República de Irlanda.

La jueza recordó en su sentencia que la Garda halló en fincas adyacentes a la casa de McGrane, en el condado irlandés de Louth, un "importante arsenal de armas y explosivos", como una pistola, munición y componentes para fabricar bombas.

El otro cómplice, Donal O'Coisdealbha, ya fue condenado a cinco años y medio de prisión en diciembre de 2016.

Durante su estancia en Irlanda, el príncipe de Gales efectuó el 20 de mayo de 2015 una emotiva visita al lugar en el que el IRA asesinó a su tío abuelo lord Mountbatten en 1979.

El IRA acabó con la vida del aristócrata, considerado el mentor del príncipe Carlos, con una bomba colocada debajo del yate que tenía atracado en la localidad de Mullaghmore, situada en el condado de Sligo, al noroeste de la República de Irlanda.

El heredero al trono británico también se dio entonces un apretón de manos, en señal de reconciliación, con Gerry Adams, el presidente del Sinn Féin, partido considerado como el brazo político del IRA durante el pasado conflicto en la isla de Irlanda.