Diario Vasco

Ginebra, 7 dic (EFE).- El Carnaval de Basilea, una festividad que se celebra cada febrero en el cantón suizo del mismo nombre y uno de los raros de tradición protestante en el mundo, quedó inscrito hoy en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Se trata del segundo bien inmaterial suizo que figura en esa lista, tras la inscripción el año pasado de la Fiesta de los Viticultores de Vevey (cantón suizo de Vaud).

La Oficina Federal de Cultura de Suiza destacó que la candidatura del Carnaval de Basilea haya sido considerada como "ejemplar" por la Unesco por la valorización que hace del uso del idioma, concretamente del dialecto basilense (de origen germánico), "como vector de transmisión del patrimonio cultural inmaterial".

El Carnaval de Basilea es una tradición viva y particularmente rica, que incluye música (tambores, pífanos y "guggens", un tipo de comparsa), expresión oral satírica y un gran trabajo artesanal para la confección de farolas, máscaras y disfraces.

Durante los tres días que dura el evento -en el que participan 20.000 personas y que atrae cada año a unos 200.000 visitantes- prima la sátira y la burla frente a lo absurdo o a los errores en la vida política y social a nivel local, nacional e internacional.