Diario Vasco

Bruselas, 7 dic (EFE).- La Comisión Europea (CE) se declaró hoy "preparada" para recibir a la primera ministra británica, Theresa May, y continuar trabajando contrarreloj para concluir la primera fase de las negociaciones del "brexit" antes de la cumbre de líderes europeos de la próxima semana.

"Estamos aún en discusiones con Londres y los Veintisiete, notablemente con Dublín. Hasta ahora no ha habido fumata blanca. Estamos preparados para recibir a la primera ministra May en cualquier momento cuando ellos estén preparados", anunció el portavoz jefe de la CE, Margaritis Schinas, durante la rueda de prensa diaria de la institución.

Bruselas y Londres se quedaron el lunes a las puertas de alcanzar un acuerdo para cerrar la primera fase de la negociación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que debe incluir pactos entre ambos bloques sobre la factura del divorcio, los derechos de los ciudadanos y la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

La situación en la isla fue precisamente el tema que frustró la posibilidad de alcanzar un acuerdo el lunes, después de que los unionistas norirlandeses del DUP anunciaran que no aceptarían que Irlanda del Norte tuviera una regulación diferente al resto del país y más en línea con la norma europea para evitar una frontera dura.

El Gobierno británico de May depende del apoyo del DUP.

En cualquier caso, el acuerdo debe cerrarse en los próximos días para que sea posible que los líderes de los Veintisiete den luz verde el próximo viernes al comienzo de la segunda fase de las negociaciones, centrada en la relación entre Reino Unido y la UE cuando sean dos entidades separadas.

"En este edificio trabajamos una semana completa, veinticuatro horas al día y siete días a la semana, y nuestra semana incluye el domingo", incidió el portavoz del Ejecutivo comunitario.

Schinas dijo que el próximo lunes se celebrarán varias reuniones para preparar el Consejo Europeo y señaló los equipos negociadores de ambas partes están en contacto.

Preguntado por si el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, mantiene el optimismo respecto a la conclusión del acuerdo en los próximos días, el portavoz se limitó a señalar que el político luxemburgués es "optimista de nacimiento".

"Creo que le ha ido muy bien así en su carrera política (...), pero hacen falta dos para bailar un tango", advirtió el portavoz.