Diario Vasco

Londres, 7 dic (EFE).- El ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, rechazó hoy que la política exterior del Reino Unido de alguna manera incite el terrorismo islamista y afirmó que "no es el problema, sino parte de la solución".

En un discurso en Londres, subrayó también el compromiso del Gobierno conservador de mantener la cooperación con la Unión Europea (UE) en materia de seguridad aun cuando esté país deje el bloque, el 29 de marzo de 2019.

Johnson subrayó que cada día los militares británicos "arriesgan su vida para desmantelar redes terroristas", dando validez a lo que, recordó, la primera ministra británica, Theresa May, ha llamado "el compromiso incondicional del pueblo británico con la seguridad de nuestros amigos europeos".

Sobre el terrorismo islamista, argumentó que "se cultiva en regímenes opresivos" y no es resultado de la política exterior occidental.

"Afirmar, como muchas personas hacen a menudo, que el terrorismo que vemos en las calles del Reino Unido o Estados Unidos es un tipo de castigo por la temeridad y los disparates en Oriente Medio, es ignorar que estos supuestos castigos afectan a pueblos -como el sueco, belga, finlandés o los rehenes japoneses asesinados por el Estado Islámico- que no tienen esa historia en la región", declaró.

Tras señalar la necesidad de entender y responder a la narrativa del terrorismo, sostuvo que el yihadismo -la lucha armada en nombre del islam- puede tener "el poder adictivo de la cocaína crack".

Johnson dijo que hay que hacer más esfuerzos para conectar con el mundo musulmán y opinó que "son clave" para la prosperidad y la paz en esos países "un sentido más fuerte de la identidad nacional, el empoderamiento de las mujeres y las reformas".

El ministro arguyó que es importante reconocer que cuando se habla de "nosotros", no implica solo a los occidentales, "sino a los cientos de millones de musulmanes en todo el mundo que comparten las mismas esperanzas y sueños, que tienen las mismas ansiedades y metas para sus familias", y que "están igualmente decididos a derrotar a esta plaga".