Diario Vasco

Málaga, 6 dic (EFE).- El Unicaja, colista de la Euroliga en un grupo de cinco equipos que suman tres triunfos y siete derrotas en la primeras diez jornadas, afronta en Vitoria ante el Baskonia la undécima cita del máximo toreo continental con la intención de reencontrarse con la victoria y abandonar el farolillo rojo.

El equipo malagueño ya cortó el pasado domingo una racha de seis derrotas seguidas entre la Liga Endesa y la Euroliga, cuando se impuso en la competición doméstica en el Palacio Martín Carpena al Divina Seguros Joventut (86-74).

Ahora, la intención de la formación que dirige Joan Plaza es cortar la mala trayectoria que acumula en la Euroliga, en la que lleva cuatro derrotas consecutivas.

El Unicaja se mide el jueves en la cancha del Baskonia a un rival que cuenta con un triunfo más en este torneo y al que le ganó en el último enfrentamiento en la competición europea, en Vitoria en 2015 por 79-74.

La última vez que el equipo andaluz ganó esta campaña en la Euroliga fue como local al Estrella Roja de Belgrado, el pasado 10 de noviembre por 79-65.

Luego llegaron derrotas ante el Zalgiris Kaunas lituano, el Real Madrid, el CSKA de Moscú y la de la anterior jornada ante el Panathinaikos griego.

El Unicaja, de sus actuales tres victorias en el torneo europeo, solo una fue fuera del Martín Carpena, al Anadolu Efes turco por 74-79.

El preparador de los malagueños tiene para el jueves las dudas del escolta serbio Nemanja Nedovic y del ala-pívot estadounidense Jeff Brooks, ambos con problemas físicos.

El encuentro dará comienzo a partir de las 20.30 horas en el Pabellón Fernando Buesa Arena de Vitoria y será arbitrado por el esloveno Javor, el finlandés Mantyla y el lituano Laurinavicius.