Diario Vasco

Quito, 6 dic (EFE).- Decenas de taurinos se congregaron hoy en la Plaza de Toros Quito, en el centro comercial de la ciudad, para iniciar un proceso con el que intentan que vuelva la feria "Jesús del Gran Poder", considerada en el pasado como "la mejor de América".

Los organizadores de la concentración recordaron que desde el año 2011, tras una consulta popular, se prohibió en muchas ciudades del país, como Quito, la muerte del toro en los ruedos, lo que supuso, en la práctica, la cancelación de la prestigiosa feria "Jesús del Gran Poder".

En Quito, las corridas pueden celebrarse a la usanza "portuguesa" e incluso en la vecina plaza Belmonte, situada en el casco colonial de Quito, se organizan festivales taurinos en los que no se matan los toros en el ruedo.

Por ello, con el apoyo de empresarios, toreros, periodistas taurinos y aficionados, el colectivo "Ecuador Tradición y Cultura" inició lo que sus dirigentes denominaron un proceso para la reapertura de la Plaza de Toros Quito y de la llamada "mejor feria de América".

Bladimir Bernys, presidente del colectivo, dijo a Efe que la concentración es el inicio de un "proceso de diálogo para el regreso de las tradiciones quiteñas".

Bernys aseguró que cuenta con el apoyo de la empresa Citotusa, que administra la plaza y que facilitó sus instalaciones para la concentración.

El taurófilo aseguró, además, que el presidente de la República, Lenín Moreno, estaba al tanto del encuentro y que había sido invitado a participar en el mismo, aunque no llegó.

Por su lado, el matador Guillermo Albán dijo tener la esperanza de que la Feria vuelva y con ella el sentir taurino de la ciudad, e indicó que estaba en proceso la cohesión de su gremio, disperso durante algún tiempo por lo que calificó como errores garrafales.

Carmen Toledo, una reconocida periodista taurina, dijo a Efe que el anhelo de los taurinos es el regreso de la Feria de Quito, así como la retirada de una prohibición para que los menores de 16 años de edad asistan a corridas de toros.

El novillero Andrés Castellón también expresó a Efe su nostalgia por la feria quiteña y dijo que él formó parte de la última promoción de toreros que se formó en la escuela taurina de esa plaza de toros.