Diario Vasco

Washington, 6 dic (EFE).- Más de una docena de senadoras demócratas pidieron hoy en Estados Unidos al también demócrata senador Al Franken que dimita tras conocerse una sexta acusación de abusos sexuales contra el legislador, quien hará este jueves un anuncio.

La senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand encabezó la petición en su perfil de Facebook, en el que señaló que "ya basta".

"Como representantes elegidos, deberíamos mantener los estándares más altos, no los más bajos", incidió Gillibrand, que comentó que las acusaciones contra Franken describen "un comportamiento que no puede ser tolerado".

La senadora aseguró que, "aunque tiene derecho a un audiencia del Comité de Ética -de la Cámara alta para abordar su caso-, creo que debería dar un paso a un lado y dejar a alguien que lo merezca".

A la petición de Gillibrand se suscribieron, entre otras, colegas como Mazie Hirono (Hawai), Claire McCaskill (Misuri), Patty Murray (Washington), Kamala Harris (California), Tammy Baldwin (Wisconsin), Debbie Stabenow (Michigan) o Maggie Hassan (Nuevo Hampshire).

A las legisladoras demócratas se sumó también el jefe del Comité Nacional Demócrata (DNC, secretariado del partido), Tom Pérez.

Franken se ha disculpado por su comportamiento, algo que los firmantes consideraron insuficiente, y desde su oficina se comunicó hoy que mañana realizará un anuncio.

En su comunicado, Gillibrand consideró a Franken "un amigo" y una persona con la que ha "disfrutado trabajando", pero en este momento "es necesario" evaluar los hechos de sus compañeros, "y es doloroso".

"No deberíamos olvidar que esta situación está por encima de cualquier industria, cualquier partido y cualquier persona", agregó.

Los reclamos para que Franken dimita de su cargo se enmarcan en una semana en la que el representante afroamericano que más años ha estado en el Congreso, el demócrata John Conyers, anunció su retirada después de las peticiones de compañeros de partido de que dejara su puesto tras múltiples acusaciones de acoso sexual.

Las acusaciones de abuso sexual y los consecuentes ceses se han repetido en las últimas semanas en Estados Unidos en distintos ámbitos, entre los que destacan el sector mediático, el político y el cinematográfico.