Diario Vasco

Barcelona, 6 dic (EFE).- El puente de la Constitución ha arrancado con las estaciones de esquí llenas gracias al frío que ha llegado a Cataluña en los últimos días y con menos turistas en Barcelona, que desde octubre ha registrado un descenso de la ocupación debido a la situación política.

El Gremio de Hoteles de Barcelona ha previsto una ocupación del 45 % para este puente, desde el día 6 al 10 de diciembre, mientras que el año pasado cerró estas mismas fechas con un 60 %.

Los hoteleros barceloneses vienen avisando de una caída de la ocupación, con descensos de siete puntos y del 13 % en la facturación en octubre debido, básicamente, a la situación política que vive Cataluña.

La Encuesta de Ocupación Turística realizada por Turespaña apuntó esta semana que la ocupación hotelera crecería este puente en toda España, salvo en Cataluña, donde se espera un descenso del 13 %.

Sin embargo, el director de la Asociación Catalana de Estaciones de Montaña (ACEM), Joaquim Alsina, ha explicado a Efe que están "eufóricos" ante las perspectivas del puente, porque esperan un "lleno" de esquiadores.

El intenso frío que en los últimos días ha hecho en Cataluña y que, previsiblemente, continuará, llenará también los hoteles y apartamentos cercanos a las pistas durante este puente, que suele ser el pistoletazo de salida de la temporada de esquí.

Alsina ha dicho que también es importante que en el lugar de procedencia de los esquiadores, muchos de ellos de Barcelona, haga frío, porque los "anima" más a subir a las pistas.

Muy optimista se muestra también el presidente de la Federación de Hostelería de Lleida, Josep Castellarnau, que ha apuntado que las reservas para este puente están entre el 85 y el 100 %, en función de la proximidad del establecimiento con las pistas de esquí.

El mayor volumen de reservas se concentra en los últimos días del puente, el viernes 8 y el sábado 9 de diciembre, con casi el 100 % de ocupación, cifras muy similares a las del año pasado.

En el Vall d'Aran, además de los catalanes que tienen en la zona su segunda residencia, también predominan esquiadores de otras partes de España, como Madrid, Bilbao y otras localidades del norte, mientras que en Boí Taüll y en toda la zona del Pallars el 80 % viene de Barcelona y sus alrededores.

Respecto a los precios, Castellarnau ha asegurado que "están congelados como el tiempo" desde hace mucho.

El puente de la Constitución suele ser bastante flojo en el litoral catalán porque en estas fechas la gente va a la montaña o se queda en la ciudad adelantando las compras de Navidad, explica el gerente de la Asociación Hotelera de la Costa Brava Centre, Martí Sabrià.

En la Costa Brava, con un 40 % de las plazas hoteleras abiertas, se espera que la ocupación ronde el 60 %, aunque el viernes y el sábado puede llegar al 100 %, al igual que en el interior de la provincia de Girona, donde las zonas cercanas a las estaciones de esquí la ocupación será muy alta.

Por su parte, Sabrià cree que la campaña de Navidad "pinta muy bien" en la Costa Brava y ya hay muchas reservas hechas, sobre todo por parte de turistas franceses.

Según Sabrià, la situación política que vive Cataluña apenas ha afectado al turismo y solo han dejado de venir los pocos madrileños que lo hacían y representaban un porcentaje muy pequeño del total de turistas de la zona, que está copado principalmente por franceses y catalanes, además de británicos, belgas, holandeses y escandinavos.

Los turistas del resto de España representan entre el 4 o 5 % del total en la zona y, a parte de los madrileños, los vascos y los navarros continúan viniendo con normalidad.

Con todo, la previsión de ocupación para este puente será algo mejor que el año pasado "porque las fechas caen un poco mejor" y Sabrià espera cerrar 2017 como un año "magnífico" en el que se ha registrado el mejor abril y junio de la historia.

El buscador de alojamientos rurales Toprural ha previsto que la ocupación en los alojamientos de turismo rural en Cataluña durante el puente alcance el 60 %, cuatro puntos porcentuales por debajo de la media de toda España que está en el 64 %.