Diario Vasco

Bruselas, 6 dic (EFECOM).- Un proveedor de productos de lujo puede prohibir a sus distribuidores autorizados vender esos productos en una plataforma de Internet como Amazon para preservar su imagen, según dictaminó hoy el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Los jueces europeos opinan que esa prohibición "resulta adecuada y no va en principio más allá de lo necesario para preservar la imagen de lujo de los productos".

La sentencia se refiere al litigio iniciado por la empresa Coty Germany, que vende productos cosméticos de lujo en Alemania, contra uno de sus distribuidores para impedir la venta de sus artículos a través de la web alemana de Amazon.

Para preservar su imagen de lujo, Coty Germany comercializa algunas de sus marcas mediante un sistema de distribución selectiva, a través de distribuidores autorizados, que pueden vender en Internet los productos.

En cambio, tienen expresamente prohibido vender en línea los productos en plataformas de terceros que operen de forma evidente frente a los consumidores.

Coty Germany interpuso un recurso ante los tribunales nacionales contra uno de sus distribuidores autorizados, Parfümerie Akzente, para prohibirle la distribución de sus productos a través de la plataforma "amazon.de".

El Tribunal Superior Regional Civil y Penal de Fráncfort del Meno, Alemania, preguntó al TJUE si esa cláusula respeta el derecho comunitario.

Mediante su sentencia de hoy, el Tribunal precisa que un sistema de distribución selectiva de productos de lujo dirigido a preservar la imagen de esos productos no incumple la prohibición de prácticas colusorias reconocida en la legislación comunitaria siempre que se cumplan unos requisitos.

Recuerda, además, que la calidad de los productos de lujo no sólo resulta de sus características materiales, sino también del aura y de la imagen de prestigio que les confieren una sensación de lujo, lo que constituye un elemento esencial.

En segundo lugar, el Tribunal señala que la prohibición de prácticas colusorias no se opone a una cláusula que prohíba a los distribuidores de un sistema de distribución selectiva de productos de lujo recurrir a plataformas de terceros para vender en Internet los productos para preservar la imagen de lujo de dichos productos, si se cumplen unos requisitos.

En particular, esa cláusula debe pretender preservar la imagen de lujo de esos productos, establecerse de modo uniforme y aplicarse de forma no discriminatoria y, además, ser proporcionada al objetivo perseguido.