Diario Vasco

Ginebra, 6 dic (EFE).- La delegación de la oposición siria que participa en las negociaciones de paz que auspicia la ONU se quedará en Ginebra el tiempo que haga falta para negociar con el Gobierno, cuyos representantes regresaron a Damasco el pasado fin de semana y aún no han vuelto para retomar las conversaciones.

"Nos quedaremos lo que se necesite", aseguró el portavoz de los opositores, Yehia Aridi, al término de una reunión con el mediador adjunto de la ONU en las negociaciones sirias, Ramzy Ezzeldin Ramzy.

Las reuniones de hoy no fueron dirigidas, como de costumbre, por el mediador titular, Stephan de Mistura, debido a que tuvo que ausentarse brevemente de Ginebra por razones personales.

Se trata del segundo día consecutivo en que la delegación opositora mantiene encuentros con los representantes de la ONU en ausencia de los enviados del Gobierno sirio, que participaron en dos días de reuniones la semana pasada antes de abandonar Suiza.

Afirmaron que tomaban esa medida en vista de que los opositores insistían en que el presidente, Bachar Al Asad, no tiene ningún papel que desempeñar en el futuro de Siria.

"Esto está tomando tiempo, pero se necesita también hablar con la otra parte, así que esperamos que aparezcan. Creemos que vendrán", comentó Aridi.

Preguntado sobre el papel de Al Asad, el portavoz eludió dar una respuesta directa y se limitó a señalar que el objetivo de este proceso de paz es "devolver la paz al país y terminar con la tragedia" de la guerra civil en base a una solución legal, conforme lo estipulado en los últimos años por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Sobre el contenido de las reuniones de hoy, Aridi dijo que se discutió sobre "cómo deberían ser las relaciones entre las instituciones" en Siria, en el marco de una reforma constitucional y de futuras elecciones libres.

"Nuestro pueblo tiene derecho a expresar sus opiniones libremente, tanto los que están dentro de Siria como en el resto del mundo", agregó.

Sostuvo que, por ahora, las discusiones "están mostrando la seriedad de nuestros esfuerzos para que la paz retorne a Siria y la irresponsabilidad de la otra parte".