Diario Vasco

No es nieve, es cencella

Valladolid, 6 dic (EFE).- La niebla y las temperaturas bajo cero han teñido esta mañana de cencella varios puntos de Castilla y León, incluida la capital vallisoletana, que presenta una imagen blanca con pequeños cristales de hielo similares a la nieve, aunque se trata de gotas de niebla congeladas en su caída.

Aunque muchos han podido pensar que es nieve, en realidad es la propia niebla que, por las bajas temperaturas, se ha convertido en hielo, depositándose en árboles, coches y estructuras urbanas.

La mayor parte de Castilla y León, en concreto Valladolid, las mesetas de León, el oeste de Burgos, Palencia, Salamanca y Zamora, está hoy en alerta amarilla (la de menor riesgo) por temperaturas de hasta siete grados bajo cero y niebla que reducirá la visibilidad a los 200 metros y puntualmente a los 100, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El descenso térmico y la niebla han dado lugar a la cencella, que no es lo mismo que la escarcha, que se produce en días despejados cuando el vapor de la atmósfera se transforma en hielo.

Aunque bonita, la cencella puede ser peligrosa, especialmente en las carreteras, porque la niebla intensa reduce la visibilidad y además se pueden formar placas de hielo, que hacen necesaria extremar la precaución al volante.