Diario Vasco

Madrid, 6 dic (EFE).- El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), con 240 años de historia y una plantilla de más de 80 investigadores, "se ha quedado pequeño", lo que obliga a "trabajar mucho las exposiciones temporales si queremos mostrar al público unas colecciones que no paran de crecer".

Así lo ha asegurado en una entrevista a Efe Santiago Merino, que dirige desde hace cuatro años una institución que "nada tiene que envidiar" a los grandes museos europeos, "con colecciones mayores que las nuestras pero, a nivel investigador, menos productivos que nosotros".

"Tenemos las colecciones, los investigadores y el personal pero no tenemos espacio", ha lamentado Merino, quien ha subrayado que "todas las grandes capitales europeas tienen un gran museo de ciencias naturales y Madrid no dispone de una sede lo suficientemente grande para albergar todo su patrimonio".

En la actualidad, el MNCN posee más de seis millones de ejemplares conservados en varias colecciones; "seguimos recibiendo donaciones, las colecciones van creciendo y ya no cabemos -ha insistido Merino- y ello obliga a buscar una sede más grande o a construir un edificio anexo que permita mostrar esas colecciones de manera permanente".

El reto del Museo, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es "transmitir los conocimientos que generan nuestros investigadores a la sociedad" y que los visitantes "aprendan cómo es y cómo ha cambiado nuestro planeta desde el origen de la vida hasta la actualidad", ha explicado.

"Somos una de las instituciones más antiguas de España y uno de nuestros grandes puntales son las colecciones", ha recordado Merino; de hecho, el MNCN es heredero del Real Gabinete de Historia Natural creado por el rey Carlos III en 1771 a partir de las colecciones del comerciante Pedro Franco Dávila.

"Entonces era una sola colección, pero poco a poco se ha sumado la ciencia y el conocimiento, los hallazgos y las donaciones", y todo ello ha diseñado un "centro de divulgación cuya característica principal es que está abierto al público".

Pero todas las exposiciones y actividades "tienen un respaldo en la ciencia pura y dura", ha señalado el director, quien se ha felicitado por el "esfuerzo de la institución en transformar el conocimiento más estrictamente científico en algo que el público pueda entender".

El MNCN conserva especies de todos los rincones del planeta, aunque la mayoría son del arco mediterráneo; "hay que tener en cuenta que cuando se fundó España era un imperio, con sedes en todo el mundo, y hubo expediciones científicas que trajeron muestras de todos esos lugares".

Para Merino, "lo bueno de haber conservado esas muestras en buenas condiciones es que con el desarrollo de nuevas técnicas podemos volver al pasado y estudiar la evolución a través de su ADN", ha explicado.

En este sentido, ha reafirmado el esfuerzo de la institución por incorporar las nuevas tecnologías a la investigación, pero también a la divulgación, con la búsqueda de una mayor interacción con el público; "tenemos más de 200 años de historia pero queremos cumplir otros 200 y para ello tenemos que estar a la última", ha aseverado.

El público más abundante del museo es el infantil, "tenemos esa suerte -ha dicho- porque es en esas edades en las que podemos inculcarles el respeto y amor por la naturaleza, trabajamos muy fuerte para que esas ideas calen en los niños".

En este apartado, "contamos con unos programas públicos extraordinarios, somos ejemplo para muchos otros museos que nos imitan", ha afirmado, y ahora "estamos trabajando más con adultos", con iniciativas como "Cómete el Museo", que compagina la visita guiada a la institución con "unas cañas y unas tapas".

Santiago Merino ha reconocido el "importante papel" de los medios de comunicación en la divulgación de las investigaciones y descubrimientos del museo.

"Somos funcionarios públicos y nuestro deber es transmitir", por eso "lo primero que hice cuando llegué a la dirección fue montar un departamento de comunicación, como la mejor manera de salir al exterior", ha concluido.