Diario Vasco

Madrid, 6 dic (EFE).- El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha insistido hoy en esperar a que haya un nuevo gobierno en Cataluña para presentar los nuevos presupuestos de 2018, aunque ha recordado que la economía y el empleo han crecido este año pese a la prórroga de las cuentas de 2016 hasta junio.

En declaraciones informales a los periodistas tras el acto de conmemoración del 39 aniversario de la Constitución en el Congreso, Montoro ha insistido en que las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña son claves para dar estabilidad política y económica y para recabar los apoyos suficientes con los que aprobar el nuevo proyecto de presupuestos.

En este sentido, no ha especificado la fecha de entrada de los presupuestos en el Congreso, aunque ha anunciado en que será "a partir de enero".

Sin embargo, la formación del nuevo gobierno en Cataluña podría retrasar esta presentación hasta marzo, el mismo mes en que también fueron registradas las cuentas correspondientes a 2017 y que entraron en vigor en junio.

El ministro ha recordado que con una prórroga presupuestaria de las cuentas de 2016 hasta junio la economía española va a crecer este año el 3,1 % y la creación de empleo será elevada.

"No fue tan mal", ha ironizado el ministro con los periodistas.

Lo cierto es que la entrada en vigor de los presupuestos de 2018 tendrá efectos retroactivos desde enero y contemplará los cerca de 8.300 millones de euros pactados con Ciudadanos, como la equiparación de los sueldos de los policías y guardias civiles con el resto de fuerzas de seguridad autonómicas.

El portavoz de Presupuestos de Ciudadanos en el Congreso, Francisco de la Torre, ha considerado a los periodistas que este año no hay tanta urgencia por aprobar unas cuentas nuevas porque las de 2017 están bien hechas y cuadran.

Ha dicho que con unos presupuestos "cuadrados" como los de 2017 "todos estamos más tranquilos" porque dan estabilidad, aunque se ha mostrado partidario de que se puedan presentar cuanto antes y entrar en vigor en marzo en vez de junio.