Diario Vasco

Fráncfort , 6 dic .- El Banco Central Europeo (BCE) asegura que va a mantener una notable presencia en el mercado pese a que va a reducir los estímulos monetarios a la mitad a partir de enero de 2018.

El miembro luxemburgués del comité ejecutivo del BCE, Yves Mersch, dijo hoy en una conferencia en Fráncfort que "ahora se puede lograr el mismo efecto en las rentabilidades con un volumen de compra más pequeño que antes con un volumen más elevado".

Mersch añadió que en la medida que aumentan las tenencias de deuda del BCE, se incrementa la necesidad de reinvertirlas y que por ello tuvieron que incrementar las compras brutas -que son las compras netas más las inversiones- "en un entorno en el que es más bajo el nuevo endeudamiento en la mayoría de los países de la zona del euro".

El Eurosistema, formado por el BCE y los bancos centrales nacionales, "tiene todavía una notable presencia en el mercado con un volumen de compras netas más bajo", según Mersch.

Para 2018 se prevé unas amortizaciones acumuladas de unos 150.000 millones de euros, dijo el banquero luxemburgués.

Mersch explicó que otra razón por la que el Consejo de Gobierno del BCE decidió a finales de octubre reducir el volumen de compras mensuales de deuda fue que existen menos bonos disponibles para comprar que a comienzos de 2015, cuando comenzó el programa de estímulos monetarios.

"De este modo aumenta la proporción de nuestras compras en el mercados y con ello el efecto de estas compras por cada 1.000 millones de euros gastados", apostilló Mersch.

El BCE compró este año deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 80.000 millones mensuales hasta finales de marzo y desde abril y hasta diciembre por 60.000 millones de euros.

A finales de octubre decidió recortar a partir de enero hasta 30.000 millones el volumen mensual de las compras durante nueve meses más.