Diario Vasco

Sant Adrià de Besòs , 6 dic .- El portero del Espanyol Pau López ha asegurado después del entrenamiento en la Ciudad Deportiva de Sant Adrià que "no hay una fecha límite" para si renovación, por lo que "no existe una fecha tope para llegar a una solución".

El meta finaliza su contrato este verano y el director deportivo, Jordi Lardín, amenazó al futbolista con el banquillo si no definía con celeridad su futuro.

"Al final es el entrenador el que decide quién está bajo palos y ahora decide que juegue yo. Él manda en este sentido. Yo me centro en estar bien en el día a día", ha afirmado.

A nivel colectivo, el portero ha reconocido que el equipo no ha podido dar el salto de calidad esperado en la clasificación. "Hemos tenido dos jornadas para dar el paso adelante, pero no ha podido ser. Necesitamos ganar dos partidos seguidos para que cambie la dinámica", ha apuntado.

El choque contra el Girona, del próximo lunes, es esencial para el vestuario. "Es importante para nosotros por las circunstancias en las que estamos. Trabajamos para ganar y dar el salto que nos hace falte para ganar confianza y buenas sensaciones", ha dicho.

Para el meta del Espanyol Pau López, el partido del próximo lunes "especial", ya que él jugó en la cantera del Girona.

De todos modos, el futbolista blanquiazul ha evitado los alarmismos por la situación del Espanyol: "El partido contra el Getafe se tenía que ganar sí o sí, pero no me gusta hablar de angustia. En casa, estamos más unidos. A domicilio nos falta dar un paso cuando jugamos contra equipos de nuestra liga".