Diario Vasco

Tokio, 6 dic (EFE).- El Tribunal Supremo de Japón respaldó hoy el carácter obligatorio de que todos los ciudadanos del país que posean una televisión paguen el canon anual de la cadena pública NHK, a raíz del rechazo a pagar la cuota por parte de algunas personas.

La máxima instancia judicial nipona ha dado así la razón a la cadena estatal, que se financia principalmente a través de este canon y defendía que es de pago obligatorio para todas las personas que tengan una televisión en sus hogares.

La normativa estatal de telecomunicaciones contempla que todo ciudadano poseedor de un aparato capaz de recibir la señal de la NHK debe firmar un contrato con la cadena estatal, aunque no precisaba la obligatoriedad de abonar el canon.

La NHK tiene la política de cobrarlo a todos los residentes en Japón, incluidos los extranjeros, y sin tener en cuenta si éstos visionan su programación o no.

El medio público estima que un 20 por ciento de todos los hogares nipones no abona la cuota (que actualmente es de 14.000 yenes anuales o unos 105 euros), una proporción que espera reducir a partir de la claridad legal que aporta la sentencia de hoy.

El caso llegó hasta el Tribunal Supremo después de que un ciudadano nipón se negara a pagar la cuota, con el argumento de que el canon era inconstitucional al vulnerar el derecho a establecer contratos entre consumidores y empresas de forma libre.

La sentencia de hoy tiene lugar después de que la cadena empezara a emprender acciones legales en 2006 contra ciudadanos que no abonaban las cuotas, y que han llevado en varios casos a decisiones judiciales que conllevaban el pago de este canon de forma retroactiva.

La cadena pública cuenta con un presupuesto de 702.000 millones de yenes (unos 5.290 millones de euros) para el actual ejercicio fiscal, que concluye en marzo de 2018.