Diario Vasco

El Cairo, 6 dic (EFE).- Egipto rechazó hoy la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como la capital de Israel y de trasladar ahí su embajada, en un comunicado en el que mostró su "gran preocupación por las posibles consecuencias" en la estabilidad de Oriente Medio.

"Egipto confirma que la toma de este tipo de decisiones unilaterales supone una transgresión de las resoluciones internacionales legítimas y no cambiará el estado legal de la ciudad de Jerusalén, que se considera que está bajo la ocupación", dice el comunicado.

Agregó que no se podrá llevar a cabo "ningún trabajo para cambiar el "statu quo" de la ciudad.

El ministerio recordó que la ONU, en la resolución 478 de 1980, rechaza "la decisión israelí de incluir Jerusalén y considerarlo como la capital eterna de Israel".

Asimismo, Egipto mostró su "gran preocupación por las posibles consecuencias de esta decisión sobre la estabilidad de la región y cómo puede afectar a la hora de encender los sentimientos de los pueblos árabe e islámico, teniendo en cuenta el gran valor espiritual, cultural e histórico que representa Jerusalén para los árabes y musulmanes".

También adujo que su preocupación mira a las "consecuencias extremadamente negativas en el futuro para el proceso de paz entre palestinos e israelíes, que se basa en considerar que la ciudad de Jerusalén es una de las cuestiones cuya situación definitiva será determinada a través de las negociaciones entre las dos partes".

Egipto y Jordania son los únicos países árabes que han firmado un tratado de paz con Israel y que mantienen relaciones diplomáticas con ese país.

Estados Unidos se convierte con esta decisión en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.