Diario Vasco

Bangkok, 6 dic (EFE).- La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) señaló hoy que el cultivo de opio en Birmania ha descendido un 25 por ciento, una industria ilícita de la que se benefician varias guerrillas étnicas que actúan en el país.

El organismo internacional precisó que en 2017 se han cultivado unas 41.000 hectáreas de adormidera en todo el país -el segundo productor de heroína del mundo- comparados con las 55.000 hectáreas registradas en 2015, publica en un comunicado.

La caída en el espacio de plantaciones se traduce en una bajada potencial del 14 por ciento de producción de resina de opio, con los datos de 2015 como referencia.

El representante de UNODC para el Sudeste Asiático y el Pacífico, Jeremy Douglas, precisó que la conexión entre "gobernanza y seguridad" y "pobreza y conflictos" son "innegables" al incidir en que el informe de la ONU vincula los conflictos con el área de siembra.

"Seguiremos ayudando a la transición de una dependencia del opio a oportunidades económicas alternativas y sostenibles. Pero no puede hacerse de manera aislada al proceso de paz", apuntó Douglas.

El grueso del cultivo de opio en el país se concentra en el estado de Shan, donde en los últimos años se han intensificado los combates entre el Ejército y varias guerrillas de minorías étnicas pese a los esfuerzos del gobierno para impulsar un proceso de paz.

"Mientras partes significativas de (los estados) Shan y Kachin permanezcan inestables y básicamente autónomas del resto del país, seguirán siendo un refugio seguro para quienes manejan el tráfico de drogas", expuso el experto.

UNODC situó en 2015 a Birmania como segundo productor mundial de heroína por detrás de Afganistán.

"Birmania ha dado pasos importante para combatir el cultivo de opio, especialmente en el sur del estado Shan (...) pero todavía hay una gran cantidad de trabajo por hacer", anotó Troels Vester, director de UNODC en el país.