Diario Vasco

Vitoria, 6 dic (EFE).- El Baskonia, tras la última derrota frente al Fenerbahce, buscará recuperar el ritmo en la Euroliga mañana en el Buesa Arena ante un Unicaja de Málaga en horas bajas que ha perdido sus últimos cuatro partidos.

Vascos y malagueños vuelven a enfrentarse en la competición continental dos años después de que los de Joan Plaza se impusieran, 93-84, en el último choque en el que las dos escuadras se vieron las caras en Europa.

La undécima jornada del campeonato europeo les vuelve a cruzar con unos guarismos similares, cuatro triunfos y seis derrotas para los azulgranas y tres victorias para los andaluces, aunque con tendencias muy diferentes.

Mientras que el plantel cajista lleva cuatro jornadas sin ganar, los baskonistas han vencido en tres de los últimos cuatro choques.

Las bajas podrían marcar este duelo, ya que Joab Plaza tiene la duda de Jeff Brooks y Nemanja Nedovic, mientras que Pedro Martínez no podrá contar con Ilimane Diop, Jordan McRae y Patricio Garino, a los que podría sumarse el uruguayo Jayson Granger, duda hasta última hora por un esguince de tobillo.

El Unicaja intentará obtener su segundo triunfo europeo en el Buesa Arena, donde únicamente consiguió vencer en la campaña 2013-14, 71-81.

Con la disputa de este encuentro, el Baskonia celebrará 400 partidos en la Euroliga, sólo superado por Barcelona Lassa, Olympiacos y CSKA de Moscú.

El Unicaja llega a este encuentro como el peor anotador del campeonato con 72,1 puntos por choque, pero como uno de los mejores en recuperaciones de balón con 7 robos por envite.

Por el contrario, los andaluces son los que más balones pierden con 14,1 por partido, mientras que el Baskonia es una de las mejores plantillas en el lanzamiento de tres puntos, uno de sus puntos fuertes.