Diario Vasco

Madrid, 15 nov (EFE).- Las ventas de juguetes españoles crecerán este año en torno al 10 % y rondarán los 1.630 millones de euros, con lo que el sector sumará su cuarto año consecutivo en positivo y superará los niveles de facturación que registró antes de la crisis.

Esta positiva evolución estará apoyada tanto en el buen comportamiento del mercado nacional, como en el fuerte incremento de las exportaciones, ha explicado hoy a Efe el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), José Antonio Pastor.

El año pasado, ha subrayado, fue "clave", pues el sector recuperó todo el terreno perdido durante la crisis, con un crecimiento del consumo interno del 6,8 % (1.352 millones de euros) y una facturación total de la industria, incluidas exportaciones, de 1.557 millones de euros, el 10,7 % más que en 2016.

En lo que va de 2017, la tendencia está siendo muy buena, con crecimientos todos los meses de entre el 5 y el 6 % en el mercado nacional y un repunte "brutal" del 20 % de las exportaciones, ha subrayado Pastor, quien, no obstante, no cree que este aumento de las ventas al exterior se mantenga para el conjunto del ejercicio.

En cuanto a los mercados que más están tirando de las exportaciones, Pastor ha señalado la Unión Europea, donde se encuentran nuestros principales clientes, así como Estados Unidos y Rusia, donde están notando una fuerte recuperación tras la crisis del rublo.

En Cataluña, ha apuntado, la evolución también está siendo positiva y el consumo se está normalizando tras unas primeras semanas del mes de octubre en las que las inestabilidad política pudo tener un mayor efecto psicológico.

"Las expectativas son buenas y, si no pasa nada catastrófico volveremos a crecer el 10 % y superaremos los niveles precrisis", ha afirmado Pastor, quien ha recordado que, lamentablemente, en España, el sector "se la juega" en Navidad.

En este sentido, ha explicado que en 2016 el gasto en juguetes por niño y año en España fue de 184 euros, muy lejos de países como Reino Unido, donde el gasto supera los 300 euros, o Francia, donde ronda los 290 euros.

En esos países, la compra de juguetes está mucho más repartida a lo largo del año porque el juego está mucho más presente en la vida del niño. En España, los juguetes se regalan con motivo de ocasiones puntuales.

"Los estilos de vida están convirtiendo el juego una dificultad. Impiden a los niños convivir entre ellos y jugar", ha alertado Pastor, quien considera el juego un derecho fundamental del niño.

En cuanto a los juguetes que triunfarán este año, ha destacado las muñecas en todas sus categorías, los coleccionables, los vehículos montables y los juegos de mesa, todos ellos "salpicados, en mayor o menor medida, de tecnología.