Diario Vasco

Tokio, 15 nov (EFECOM).- La Bolsa de Tokio cerró hoy con una fuerte caída y sumó seis sesiones consecutivas a la baja por primera vez desde mayo de 2016, arrastrada por Wall Steet y el repunte del yen frente al dólar.

El índice de referencia Nikkei cayó 351,69 puntos, un 1,57 por ciento, hasta situarse en 22.028,32 enteros, mientras que el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 34,86 puntos, un 1,96 por ciento, hasta las 1.744,01 unidades.

El parqué tokiota comenzó la jornada en rojo y acentuó sus pérdidas durante la segunda parte de la sesión en la que estuvo cerca de bajar de la barrera de los 22.000 puntos.

El ánimo de los inversores se vio afectado por las caídas en Wall Street, que aún sigue sufriendo la decisión del Gobierno de EEUU de posponer la puesta en marcha su prometida reforma fiscal.

Por su parte, la fortaleza del yen frente al dólar estadounidense afectó especialmente a las compañías exportadoras en una sesión en la que todos los sectores registraron pérdidas.

El pesimismo generalizado no se inmutó ante la noticia de que la economía de Japón volvió a expandirse entre julio y septiembre debido principalmente al empuje de las exportaciones, una evolución que supone el séptimo trimestre consecutivo al alza y la mejor racha en dieciséis años.

Las compañías energéticas fueron las que registraron las principales pérdidas, después de que el precio del petróleo volviera a caer por la rebaja de las previsiones de demanda global de crudo publicadas por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Así, la refinería Showa Shell Sekiyu se desplomó un 6,8 %, mientras que su rival JXTG cedió un 3,2 %.