Diario Vasco

Barcelona, 15 nov (EFE).- La planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona ha iniciado la producción del modelo para Mercedes de la pick-up, una camioneta con la zona de carga separada, con lo que se completa el proyecto One Tone adjudicado a la planta catalana en 2015.

El modelo para Mercedes, que se empezó a ensamblar con pocas unidades el pasado septiembre, llega después de que en julio se iniciara también la producción de la pick-up para Renault, según han apuntado fuentes de Nissan.

La producción del modelo para Mercedes se irá incrementando de manera gradual y tendrá en cuenta la demanda que vaya teniendo en el mercado.

La adjudicación del proyecto One Tone supone la fabricación de una pick up para las marcas Nissan, Renault y Mercedes, que han sido desarrollados sobre la base de Nissan, que es la marca número dos del mundo entre los fabricantes de pick up, de una tonelada de carga.

El proyecto se enmarca en la estrategia de fabricación adoptada por la Alianza Renault-Nissan y Daimler hace siete años para compartir plantas, plataforma, tecnología y motores en determinados modelos.

Desde Barcelona, la Clase X (el modelo de Mercedes) se exportará a los mercados europeos y saldrá del puerto de la Ciudad Condal con destino a Sudáfrica y Australia.

Nissan en España reconoce que la producción de este año fiscal 2017-2018 (que se inició el pasado marzo) será "algo inferior" a la de 2016 debido, fundamentalmente, a que el Pulsar no ha funcionado como se esperaba y a los problemas de demanda de la pick-up en el Golfo Pérsico.

La multinacional japonesa ensambla en la planta de Barcelona, que funciona a la mitad de rendimiento, la Nissan Navara, la furgoneta NV200 y su variante eléctrica y el Pulsar.