Diario Vasco

Barcelona, 15 nov (EFE).- Los Mossos d'Esquadra han detenido en el distrito barcelonés de Nou Barris a un presunto estafador acusado de comprar vehículos de segunda mano que pagaba con un sobre vacío en el cajero automático.

El arrestado, que simulaba tener grande poder adquisitivo y tenía un currículum falso en las redes para dar más credibilidad a su novedoso "modus operandi", estaba especializado en estafas y engañó a dos víctimas en una misma semana por un importe de 17.500 euros.

Los Mossos han detenido a un hombre de 38 años y nacionalidad española como presunto autor de dos estafas en la compra-venta de vehículos de segunda mano.

En total, el importe total de sus estafas asciende a 17.500 euros, correspondiendo al valor de dos vehículos de segunda mano y de 6.000 euros en metálico.

El detenido es un hombre especializado en cometer estafas de diferente tipo, incluso en el extranjero.

Los hechos sucedieron el pasado mes de octubre. El estafador engañaba aquellas personas que estaban interesadas al vender o adquirir un coche de segunda mano.

Simulaba tener un elevado poder adquisitivo, iba muy bien vestido, tenía grandes habilidades comunicativas y, para darse más credibilidad, había publicado en las redes sociales un currículum vitae falso por si las posibles víctimas buscaban información relacionada con él.

Su forma de actuar consistía, primero, en hacer ver que se interesaba por la compra de un coche de segunda mano. Entonces contactaba con la víctima que vendía su coche para formalizar la operación, y como comprobante de haber abonado el precio estipulado de compra, mostraba a la víctima un recibo emitido por el cajero automático donde, presuntamente, el estafador había abonado el dinero de la compra dentro de un sobre.

No obstante, en realidad, el ingreso no se efectuaba porque el estafador introducía el sobre vacío.

Cuando la víctima se daba cuenta de que el ingreso no se había llevado a cabo el estafador alegaba problemas de la entidad bancaria y siempre daba excusas para volver a quedar.

Mientras tanto, contactaba con una nueva víctima para venderle el vehículo que acababa de adquirir de forma fraudulenta. En solo dos semanas, hubo dos víctimas que 'picaron'.

Finalmente, se pudo detener al estafador gracias a la colaboración de la segunda víctima, que hizo quedar a una tercera persona haciendo ver que quería comprar un coche.

El detenido, con numerosos antecedentes por estafas desde el año 2010, pasó a disposición judicial el pasado 2 de noviembre y el juez decretó su libertad con cargos.